Por Silvana Melo

(APe).- Dos días lloviendo sin parar. La primavera tiene esa inestabilidad emocional de quien llueve y sale el sol según se levante ese día. Para la gente que intenta tener un pedacito de tierra en Guernica, una baldosa donde alzar tres chapas y una cortina de nylon con pretensión y sueño de vivienda, esa primavera parece aliarse con los dueños de los countries, los poderes judicial y político y el canto brutal de la derecha que los quiere ver barridos de la humilde tierrita prometida.

Leer más...

Por Carlos del Frade

(APe).- En 2016, Marcelo “Coto” Medrano sentía haber llegado al cielo rojinegro. Era el jefe de la barrabrava de Ñuls, nada más y nada menos. Allí estaba, en el lugar donde antes mandaba Roberto “Pimpi” Caminos en los tiempos de Eduardo López, cuando el fútbol rosarino se convirtió en otra cosa, aquello que nos hizo decir cientos de veces, cancha chica del fútbol, cancha grande de la realidad.

Leer más...

Por Alfredo Grande
  (APe).- “Feos, Sucios y Malos”, dirigida por Ettore Scola, cuenta la historia de Giacinto y cuatro generaciones más de su familia, unas veinte personas que conviven en una casilla destartalada en los márgenes de Roma. La convivencia es una continua disputa por el dinero que custodia Giacinto, tacaño y miserable como el resto. El arte al servicio de una denuncia social y política en clave de grotesco. El título es un descubridor del sentido común de la mediocridad clase mediera para arriba. Si es feo, si está sucio entonces es malo.

Leer más...

Por Raúl Zibechi

   (APe).- Las tomas organizadas de tierras urbanas o periurbanas comenzaron bajo la dictadura militar, como respuesta a la ofensiva para expulsar a las familias villeras de Buenos Aires, para abrir amplios terrenos céntricos a la especulación. El sacerdote Raúl Berardo, impulsor de las primeras tomas, me relató al calor del levantamiento de diciembre de 2001, cómo fue aquel proceso. Las primeras tomas de tierras se produjeron en Quilmes y Almirante Brown, entre septiembre y noviembre de 1981, dando origen a la formación de seis barrios: La Paz, Santa Rosa de Lima, Santa Lucía, El Tala, San Martín y Monte de los Curas. En esas tomas participaron unas 4.500 familias y 20.000 personas, ocupando un espacio de 211 hectáreas. "En ese momento le llamamos 'asentamientos', como recuerdo del pueblo judío que saliendo de la esclavitud del faraón, se 'asentaron' en el desierto al cruzar el Mar Rojo, para luego marchar a la Tierra Prometida", sostuvo el padre Berardo en una larga conversación en su casa en el invierno de 2002.

Leer más...

Por Claudia Rafael

(APe).- El mate cocido de la mañana tiene sabor a miedo. En la toma de Guernica se cocina con miedo y se huele el miedo de que en cualquier instante todo puede terminar. La Justicia se vio cercada y postergó por apenas unos días el tan temido desalojo. Nada es definitivo. O tal vez, lo único definitivo es que es una pelea de fondo entre unos pocos miles de desarrapados y la propiedad privada, como el gran emblema de todos los tiempos. El juez Martín Rizzo firmó la postergación de la orden de desalojo para el 1 de octubre. Una postergación más de tantas que sólo permite ganar algo de tiempo pero sostiene en el mismo sitial de la incertidumbre la espada de Damocles sobre las familias de la toma.

Leer más...

¡Descargalo gratis!

Descargá el libro gratis