Por Alfredo Grande
   (APe).- La cultura represora es una serpiente de muchas cabezas. Abarca el pensamiento, el sentimiento, la coerción psíquica, física y vincular, la económica, la informativa, la alimentaria, educativa, sanitaria. La cultura represora es un imperio donde tampoco se pone el sol. El tantas veces invocado en vano, Sigmund Freud, describió a la represión como un “esfuerzo de desalojo”. Mal que le pese o bien que no le pese al gobernador que viene del partido comunista, desalojar es reprimir. Insisto, luego existo. Desalojar es reprimir en estado puro. El represor (desalojador) es indiferente al destino del reprimido/desalojado. Lo que le importa es sacar de la cancha, del territorio, de la conciencia, de la superficie, aquello que molesta, que interpela, que cuestiona, que protesta, que combate, que discute y que pelea.

Leer más...

Por Silvana Melo
   (APe).- Rodolfo Franco es médico en Misión Chaqueña, una comunidad del Chaco Salteño que ha visto morir a los niños wichís de deshidratación y desnutrición desde hace años. A sus 69 años –y 43 de médico- sigue en pie en su trinchera de bosque desmontado y sequía, de mujeres y hombres desnudados por el agronegocio y la tala feroz de su cultura. Hoy aparece, con una máscara anticovid, en un video desde su lugar remoto en la Salta bonita y devastada. Denuncia la muerte de otro niño wichí de neumonía, recuerda los 19 que se murieron de hambre y de sed entre diciembre y marzo y predice una nueva epidemia de muerte desesperadamente evitable. Porque el genocidio wichí también es estacional. Los niños mueren todo el año. Pero en verano, con 50 grados, caen de a decenas. Invisibles para todos los balcones del estado.

Leer más...

“Sería en verdad una actitud ingenua esperar que las clases dominantes desarrollaran una forma de educación que permita a las clases dominadas percibir las injusticias sociales en forma crítica”. (Paulo Freire, de la carta abierta al gobernador Gustavo Bordet, firmada por Estela Lemes)

Por Silvana Melo

(APe).- “Yo elegí la docencia porque siempre la vi como un modo de transformar los pequeños mundos en que nos movemos, una manera de formar futuro”, pensó Estela Lemes, maestra rural del departamento de Gualeguaychú, cuando recibió la notificación judicial. Lo pensó y lo escribió, pensando en que el gobernador Gustavo Bordet debía leerla. Y hacerse cargo. “La justicia falló en mi contra. Una vez más, me falló. No me sorprende”, dice. A diez años de la primera denuncia a quienes fumigaron sistemáticamente su escuela –la 66 Bartolito Mitre de Costa Uruguay Sur-, la Justicia la abandonó en su demanda contra la ART, el Consejo de Educación y el Gobierno de Entre Ríos. Lo único que Estela pretendía era que le pagaran los gastos de su tratamiento. Porque su enfermedad “es riesgo de trabajo”. Y tiene un veneno instalado en el cuerpo que le generó una polineuropatía. Es el clorpirifós, un organofosforado ya prohibido en Europa. Y uno de los más usados en el sistema productivo argentino.

Leer más...

Por Carlos del Frade

(APe).- -Papá, papá... mirá… sangre. Eso dijo Joel, de siete años, en un barrio rosarino, después de una balacera en la tarde noche del miércoles 28 de octubre de 2020. Era la sangre de su propia pierna. Un proyectil nueve milímetros le había perforado su pie izquierdo.

Leer más...

Por Alfredo Grande

(APe).- Wilhelm Reich, discípulo maldito de Freud, necesito que tus libros me acompañen; Pablo Milanés, trovador de todas las resistencias, necesito setenta veces siete, y más también, escucharte, invocando la memoria de las y los luchadores del pasado, de este presente canalla y de los que parirán a la mujer y al hombre nuevo, que deberán deconstruir no solamente al patriarcado, sino al capitalismo organizado como sentido común y limitación absoluta de todos los cambios

Leer más...

¡Descargalo gratis!

Descargá el libro gratis