Por Silvana Melo
(APe).- Ya se han muerto ocho, nueve, diez, quién sabe cuántos. Quién cuenta a los niños que se mueren en la profundidad del chaco salteño. Y se seguirán muriendo sin preguntar dónde fue a parar el presupuesto millonario que los gobiernos provincial y nacional condescendieron para CONIN, la fundación contra la desnutrición que preside el opus dei Abel Albino, luchador contra todo derecho tangible. Se seguirán muriendo mientras se discute cómo se paga una deuda que a ellos siempre les costará la vida. Se seguirán muriendo mientras que de las canillas de un pueblo de Santa Fe sale agua con veneno. Se seguirán muriendo mientras el Ministro de Ambiente se reúne orgullosamente con José Luis Gioja, socio del cianuro para generaciones de niños de Jáchal. Se seguirán muriendo ahí donde el país se cae y nadie ve a los originarios y a los pobres que se quedan desnudos y sin bosque cuando pasa la tala y desmonta 1.200.000 hectáreas en 10 años y asesina a cientos de hambre, de sed, de olvido y de desprecio.

Leer más...

Por Sibila Camps

(APe).- Hace exactamente 36 años murieron por desnutrición dos niños wichí en la comunidad La Puntana, en el Chaco salteño (cerca de Santa Victoria Este y del límite tripartito), y debieron evacuar a varios más, como también a personas adultas, por la misma causa. Nadie aseveraría que eran las primeras muertes por desnutrición, pero hacía apenas dos meses que habíamos recuperado la democracia y fueron las primeras en ese período. Salta estaba gobernada por el peronista Roberto Romero, los fondos nacionales iban hacia las provincias radicales, y el secretario de Salud Pública de Salta –entonces no era Ministerio–, el doctor Enrique Tanoni, tuvo en cuenta aquello de que "el que no llora, no mama", y salió a batir el parche con la intención de conseguir ayuda económica.

Leer más...

Por Carlos del Frade

(APe).- “…Se conmueven del Inca las tumbas,

y en sus huesos revive el ardor,

Lo que ve renovando a sus hijos

de la Patria el antiguo esplendor.

…¿Y cuál lloran, bañados en sangre

Potosí, Cochabamba, y La Paz?...”, decían los versos originales del himno nacional argentino. La poesía que promete alcanzar la gloria cuando en el trono de la vida cotidiana esté la noble igualdad.

Leer más...

Por Alfredo Grande
(APe).- En el primer aforismo con el cual comienzo este texto, estoy parafraseando a John William Cooke. A mi entender, y pienso que en el de muchos, el que más profundamente entendió que el peronismo necesariamente se cruzaba con la revolución socialista. Eva Perón sentenció lo mismo. Quizá justamente por eso. Para Eva Y Cooke seguro que fue deseo, pero como sabemos, cuando los deseos son expropiados de la tierra que los germinó, devienen mandatos. Ya no vienen de adentro, sino de afuera. Ya no suben, sino que bajan. Y así fue exterminada la juventud maravillosa, las organizaciones especiales, y todo aquello que pudiera acercarse a la profecía de la patria socialista.

Leer más...

Por Silvana Melo

(APe).- Veinte millones de mariposas monarca arrancan todos los años un viaje agotador y llegan a Michoacán para el día de los muertos. Acaso son, como sostiene la leyenda náhuatl, los espíritus de los niños y de los guerreros ancestrales que regresan los noviembres a recordarle al mundo que nada acaba. Nunca. Con ellas volverá, este noviembre, Homero Gómez González, el centinela de los santuarios, el hombre que puso el cuerpo ante los bosques para que las mariposas pudieran seguir volviendo año tras año a pesar de los taladores seriales, a pesar de los cárteles que encontraron la veta en el negocio del aguacate, a pesar de los que avanzan con la topadora para volver a sembrar maíz donde Gómez impuso el bosque. Porque a Homero Gómez lo asesinaron hace una semana y las mariposas están mudas desde ese día. Y en marzo se van.

Leer más...

¡Descargalo gratis!

Descargá el libro gratis