Por Coordinadora de Derechos Humanos del Fútbol Argentino

(APe).- Sentado en el sillón de su casa, se lo notaba fastidiado. Delante del televisor, repasaba los detalles del empate de esa tarde. ¿Cómo podía ser que Boca, su Boca, que venía de seis triunfos consecutivos y miraba a todos desde lo más alto, hubiera empatado 0 a 0 con Godoy Cruz en La Bombonera? Jorge Julio López pensaba en eso durante la noche del domingo 17 de septiembre de 2006 mientras los programas deportivos le mostraban cómo el equipo de Ricardo La Volpe le había puesto fin a una racha de victorias que invitaba a soñar con el título. Su mujer y uno de sus hijos eran testigos privilegiados de la bronca por los dos puntos que quedaron en el camino. No se sorprendieron porque a esa altura conocían bien la intensidad futbolera con la que Jorge vivía el cierre de la semana. Lo que no se imaginaban era que no lo verían nunca más.

Leer más...

Por Facundo Barrionuevo

(APe).- En los cuerpos individuales (si es que así pueden definirse) se inscribe toda la historia del pueblo y toda la historia del cosmos. Como nos quedan cicatrices de historias personales, de juegos y travesuras, caídas y accidentes de la niñez y podemos relatar sus anécdotas, también la suerte y el destino de los colectivos humanos, las decisiones políticas de quienes ejercen el poder bio-político, dejan marcas. Como decía Foucault, “atraviesan los cuerpos”.

Leer más...

Por Carlos Del Frade

(APe).- -Me voy a convertir en una madre de Plaza de Mayo… el problema es que estamos en democracia– dice Alberto Perassi, el papá de Paula, desaparecida el 18 de septiembre de 2011 en algún punto de la geografía del departamento San Lorenzo, al sur de la provincia de Santa Fe, de donde salen cientos y cientos de millones de dólares.

Leer más...

Por Silvana Melo

(APe).- Mal viento viene del mar. Más si se calza uniforme y viene envalentonado por el oleaje de violencias legitimadas. No habrá imaginado  Matías, a los 9, Matías, que madura un poquito más lento que los otros y que juega como los otros y que apunta con el revolver de plástico sintiéndose un proveedor de  justicia justa para el mundo. No habrá imaginado Matías que el policía iba a bajar del patrullero con toda la violencia legitimada por el  que gobierna el pueblo, por la que gobierna el  territorio, por el que gobierna el país, por los ministerios y las ministerias de este tiempo. El policía, pertrechado con la violencia y el brazo fuerte y toda la carga de poder violentar y/o matar sin que eso  implique cuestionamiento oficial ni justicia amenazante ni condena social. El policía -no habrá imaginado Matías- que se bajó del patrullero, lo golpeó brutalmente, lo tomó del cuello y lo ahorcó con una remera.

Leer más...

Por Alfredo Grande

(APe.-) En una comunicado de los profesionales del Hospital Posadas, leo que se convoca a una marcha por causas totalmente legítimas y necesarias. Sin embargo, un párrafo me alertó. Dice “sin banderas políticas”. Supongo que a pesar de tantas luchas, tantas tristezas, tantas amarguras, la confusión entre “lo político” y “lo partidario” se mantiene. Pero ese desliz del comunicado, puede encubrir una situación aún más grave. Porque garantiza otro éxito de la cultura represora. Despolitizar la política.

Leer más...

Recién editado

Libros de APE