Por Alfredo Grande

(APe).- Creo que me falta plantar un árbol. Y seguramente muchas cosas más también. Escribir es el exorcismo con el cual pretendemos desalojar los demonios que nos habitan. Si “el peso de las ggeneraciones muertas oprime como una pesadilla el cerebro de los vivos”, parafraseando a Carlos Marx diré que el peso de nuestros mandatos oprime como una terrible pesadilla nuestros deseos más vivos. Cuando hablo de cultura represora, quizá apenas sea otra forma de hablar de Estado.

Leer más...

Por Claudia Rafael

(APe).- La terquedad de los indigentes hace que vuelvan una, dos, diez veces al veredón bajo la autopista 25 de Mayo que irrumpe en el corazón político y financiero de la Argentina: Buenos Aires. En cada una de las calles que la atraviesan subterráneamente y, también, a metros de Plaza Constitución y de los estudios de Canal 13. Los echan y vuelven. Les instalan arquitectura disuasoria y buscan otro rincón. Los corren y regresan.

Leer más...

Por Silvana Melo

(APe).- Feliz día, Ismael. Ahora que dejaste de ser anónimo a partir del día de tu sacrificio. Feliz día del niño, en esa foto donde tu maestra ratifica tu infancia de trece, tu niñez morena y confinada a los fondos de esta vida. Anónima y olvidada. Hasta que te mataron. Y fuiste una foto trucada en manos de la inquisición social, fuiste el chivo expiatorio colgado de los muros de las redes, con el fuego a los pies para que cada uno aportara sus chispas, sus brasas, su llama de odio visceral. Para depositarla en un cuerpo y sentirse más liviano a la hora de la cena.

Leer más...

Por Silvana Melo

(APe).- La vida se le fue de repente, con un balazo en el pecho. A las diez de la noche el hambre aprieta y el supermercado de Sáenz Peña estaba ahí, cerrado y solo. Eran cincuenta, cien. Nadie los contó. El brazo del estado, el que debería evitar que el hambre se instalara en esta fenomenal fábrica de alimentos de 3 mil kilómetros, no estaba. La policía, el brazo armado del estado, estaba ahí para evitar cualquier acceso a la comida. Las dos provocaron la muerte de Ismael Ramírez, de trece años. En medio de la arena del hambre.

Leer más...

Por Carlos Del Frade

(APe).- Los asesinatos son en los barrios. En el centro las balaceras buscan enviar mensajes mafiosos a los poderes del estado. Desde octubre de 2013, cuando más de treinta proyectiles impactaron en la casa del entonces gobernador de Santa Fe, Antonio Bonfatti, en el mayor atentado político desde la recuperación de la democracia hasta el presente, las bandas narcopoliciales imponen la lógica clasista de una manera feroz y contundente.

Leer más...

Recién editado

Libros de APE