(APe).- Gualberto Solano se fue yendo de a poco. De tristeza. De enfermedad que causa la impotencia. De esa soledad que genera la ausencia del hijo que no vuelve ni en carne y hueso ni con el manto de piedad de la justicia. Gualberto Solano, el papá de Daniel, el pibe del norte devorado por el Sur de los poderosos, ayunó, mostró la foto de su muchacho, peleó contra los molinos de viento y, finalmente, se fue al encuentro del hijo.

Leer más...

Por Carlos Del Frade

(APe).- -Yo bendigo los bunkers porque le dan trabajo a los pibes. La droga es la mayor fuente laboral – dice un extraordinario cristiano comprometido hace cuatro décadas con su pueblo en la zona sur de la provincia de Santa Fe. Sabe él, mejor que nadie, que su palabra resonará casi en soledad para despedir a esos mismos chicos cuando sean asesinados por las balas de las bandas y la policía que los usa. Esa feroz postal del narcotráfico es la que no fue explicada en ninguna de las 43 audiencias del proceso judicial que se llevó adelante en el nuevo edificio de los tribunales de la justicia penal rosarina a la banda de “Los Monos”.

Leer más...

Por Claudia Rafael

(APe).- El anuncio del gobierno de entregar tonfas, cachiporras, bastones o “palitos de abollar ideologías” –al decir de Mafalda- representa la introducción a un debate estéril. Una discusión sobre los instrumentos y no ya la médula de una política sistémica. Un análisis sobre las herramientas y no sobre los objetivos y la decisión ideológica de los gobiernos de tal o cual color de perfeccionar métodos para la eliminación o el disciplinamiento hacia el control social.

Leer más...

Por Silvana Melo

(APe).- Es el sueño de cualquier pibe que patea el barro sin zapatillas. Es la fórmula mágica para salir de la villa. O del pueblo fronterizo, donde todo se compra y se vende. El chico de 12 o 13 quiere escapar de ese mercado de la furia, donde su cuerpo es chipá servido en una fuente. Y llegar, en un parpadeo, a la ovación de diez mil. Al sombrerito antes del zurdazo. A la gambeta que humilla al rival. Pero a los 14 su cuerpo será jamón del medio en un boliche de humo violeta. Muy lejos de la tierra colorada y del destino que habla quechua. A fideos con queso en una pensión del club soñado. Donde los botines cuestan mucho más caros que la gloria. Esa que tantas veces esquiva y no se alcanza jamás.

Leer más...

Por Carlos Del Frade

(APe).- La ruta nacional 98 atraviesa el norte profundo santafesino desde Vera hasta Tostado. Son casi 160 kilómetros de la nada construida por el saqueo de los quebrachos que produjo La Forestal y sus socios locales. Son los caminos de los llamados bajos submeridionales, riachos y lagunas que, por la expansión de la frontera sojera, también comenzaron a extinguirse. Por eso la gente del norte, desde hace algunos años, llama a esa zona como “la pampa”, como sinónimo de soledad.

Leer más...

Libros de APE