Por Alfredo Grande

(APe).- Escuchadme. Estoy en la edad en la que como no puedo dar malos ejemplos, apenas puedo dar buenos consejos. Así me lo enseñó Oscar Wilde, y cuando lo escuché me pareció que mi tiempo de dar malos ejemplos era eterno. Quizá ni siquiera sean buenos consejos los que puedo dar. Pero he aprendido que es más importante saber de quién hay que alejarse que tener alguna idea de con quienes conviene acercarse. Unidos, pegoteados, ensamblados, compactados con todo aquello que nos hace pelearnos contra nosotros mismos, pelearnos contra todos aquellos que pueden enseñarnos, orientarnos, ubicarnos, conducirnos.

Leer más...

Por Silvana Melo

(APe).- Y fue Sheila y es Sheila otra piba tirada a la basura, estragada y muerta, arrollada y atada, puesta en una bolsa negra, precintada como ese futuro que quedó en el camino, desalojada del vientre de esta vida porque era Sheila una velita en la tempestad sistémica, un corderito en la masacre de la condición humana. Y Sheila no tuvo ojalá, no tuvo más que castigo por la propia furia de sus lobos, por ser pequeña y flaca como la esperanza que un día se fractura y no hay férula que la sostenga. No tuvo ojalá ni utopía ni deseo de mañana Sheila, mordida por los lobos cercanos, devorada por predadores de su sangre, hecha residuo y tirada en bolsa a la basura, como se arroja lo que sobra, lo que fastidia, lo que le coloca una cereza brillante a esta vida mustia y desgarrada.

Leer más...

Por Silvana Melo

(APe).- Ojalá que estas palabras aparezcan antes que su cuerpo. Ojalá que no haya que escribir, una vez más y otra vez, sobre un cuerpito inerte, en una bolsa negra, en un container o un baldío. Ojalá que Sheila, de apenas 10 años, no sea víctima, una más y otra, de un sistema que se devora a las niñas para calmar la ansiedad hambrienta de sus mil brazos. Los de una familia quebrada, sin trabajo ni rumbo, cruzada por el narco para sobrevivir; el narco como único garante de algún modesto desvarío. Los de un estado que se corre alegremente para que los abatidos sistémicos se acomoden donde deben estar, al margen, hacinados contra los confines de la vida. Los de un destino fatal que le tocó. O bien de un destino tejido hábilmente por las moiras del capitalismo, que pican con su aguja la vida y la muerte, tan aleatorias como ese destino rojo de nena de diez años a la que alguien se llevó el domingo a la tarde cuando jugaba en el patio común del barrio Trujui de San Miguel.

Leer más...

Por Claudia Rafael

(APe).- ¿Qué hay detrás de los cuerpos que aparecen como si la magia sacara conejos de la galera en un país donde la magia se reduce a la supervivencia diaria? Hace apenas un año, Santiago. El pibe tatuador, anarquista, barbado, de piel clara. El que se hermanó con el pueblo mapuche. Cuatro años atrás, Luciano. El chico que dijo que no a los bárbaros. El que soñaba en rojo y blanco. El que peleaba por vivir. El Negrito matancero.

Leer más...

Por Claudia Rafael

(APe).- “Es lindo acá. Estamos bien. Trabajamos y comemos”. La historia del pibe de la frase tiene 17 años. Esta es la última institucionalización después de un par más en el Centro Cerrado Leopoldo Lugones, de Azul, del que –incluso- no se quería ir, cuando la justicia le otorgó la domiciliaria. Toda una definición pero, al mismo tiempo, una denuncia contundente de un pibe que representa la metáfora de la construcción social y estatal de la figura del delincuente. Tiene 17 años y está alojado –después de su paso por el Lugones- en un centro de referencia de la provincia. Al que llegó, no tanto por los últimos conflictos con la ley penal que protagonizó, sino porque urgía una respuesta a los vecinos de Sierra Chica, partido de Olavarría, envueltos en un ataque de ira. Reclamaban el destierro de toda su familia de ese pueblo de casi 5000 habitantes fundado en 1882 junto con la cárcel definida alguna vez como “la cloaca” del sistema penitenciario. Hoy, en que el penal y la localidad cumplen 136 años, hay dos cárceles más que dan impronta identitaria, que cincelan el sistema de producción, el modo de pensamiento y que también gestionan las maneras y los mecanismos del delito.

Leer más...

Recién editado

Libros de APE