Por Silvana Melo

(APe).- Fumigar es delito. Hoy los tribunales de Entre Ríos condenaron a quien ordenó y a quien ejecutó la orden de regar con pesticidas el sembrado de arroz y maíz pegadito a la Escuela 44 de Santa Anita. Donde Mariela Leiva y sus alumnos concretaban cada día la utopía de amanecer. La Justicia, con ojos tapados a medias, miró de reojo a los niños del extractivismo. Los que se mueren por comer una mandarina, por chapotear en un dique de desagote, por jugar bajo una lluvia tóxica; los que se enferman, los que nacen con piel de cristal, los que crecen con el veneno en la sangre.  La Justicia, lenta y adormilada, había señalado en 2012 que no fue casualidad la lluvia envenenada sobre el barrio Ituzaingó Anexo, en Córdoba. La Corte lo ratificó hace pocos días.

Leer más...

Por Bernardo Penoucos

(APe).- Siete pibes, siete meses: ¿siete expedientes? La Comisaria 1° se encuentra en pleno centro de la ciudad bonaerense de Pergamino y comparte manzana con el Palacio Municipal. En esa dependencia estatal ardieron como en la Inquisición los cuerpos y las historias de 7 jóvenes detenidos que, como es costumbre institucionalizada, no tenían condena y esperaban el Juicio.

Leer más...

Por Alfredo Grande

(APe).- Hace 100 años Vladimir Ilich Ulianov (Lenin) escribió “El Estado y la Revolución”. No cualquier Estado, no cualquier revolución. El Estado, así, con mayúscula y en singular, es siempre la marca de lo reaccionario y lo represor. Un ángel exterminador, que devino buitre carroñero, que se alimenta de las muertes de niños, niñas, trabajadores, docentes, militantes sociales, políticos. Muerte cultural que algunos llaman, en la hipócrita piedad de su clase, pobreza estructural.

Leer más...

Por Claudia Rafael

(APe).- Es una familia feliz. Todos paraditos para la foto entre risas. El único que mantiene una cierta seriedad es Darío. A un costado, el televisor con la antena partida en dos para tratar de pescar algún canal de aire. Por delante, sobre la mesa, la torta de la comunión de Darío, típica de la época. Y como fondo, una cortina de pliegues permite otear un tramo de la ventana. El tiempo está detenido.

Leer más...

Por Carlos Del Frade

(APe).- Dicen que el 23 de septiembre de 1850 José Gervasio Artigas murió en Paraguay, en el exilio al que lo condenaron las burguesías de Buenos Aires, Montevideo y Río de Janeiro. Pero la muerte es una mentira. Artigas terminó siendo la expresión de la guerra por la liberación nacional, por un lado, y la síntesis de la liberación social, por otro. Sus ideas y sus hechos surgen en las necesidades del presente.

Leer más...

Libros de APE