Por Carlos Del Frade

(APe).- “El río Magdalena, principal río de Colombia extendiéndose sobre 1 500 km, transporta todos los días cadáveres inertes. A sus orillas, los cuerpos son recogidos por pescadores. Y, todos los días, los habitantes de los pueblos vecinos adoptan estos cuerpos, antes sin nadie que pudiera darles una sepultura. Sin identidad manifiesta, se les llama “Ningún Nombre”, o “NN”. Las familias adoptivas se toman en serio sus responsabilidades y se encargan de ellos, llevándoles flores y orando por ellos. Otros incluso se permiten darles un nombre y hablarles, como a un confidente o a un miembro más de la familia. En Puerto Berrio, Antioquia, los 50 000 habitantes se fueron acostumbrando poco a poco a la idea de recoger cuerpos en el río. Hoy en día, todos los muertos del pueblo cuentan con padres adoptivos. La fe está muy presente en estos colombianos, algunos llegando a pelearse entre ellos por rescatar un NN y demostrar así un buen comportamiento”, dice Justine Rodier, en una de sus hermosas crónicas sobre la realidad social del sur del mundo.

Leer más...

Por Bernardo Penoucos

(APe).- Eras vos siendo voz y serás, como ese río revuelto y avergonzado de verte inerte, un tatuaje histórico y multiplicado en la geografía paria de esta patria que nos sigue desheredando sin más, que nos sigue arrancando a los mejores y que nos deja con el grito en la boca y la rabia en el cuerpo.

Leer más...

Por Carlos Del Frade

(APe).- El 2 de octubre, el gobierno nacional presentó cuatro aviones comprados al imperio por 160 millones de dólares. Sirven, dijeron, para intervenir en los conflictos de baja intensidad. Es decir contra grupos locales que cuestionan los poderes. Se usan en México, Colombia y Brasil.

Las víctimas, muchas veces, aparecen flotando en los ríos. Las familias que los encuentran, los rescata, los entierran y los recuerdan.

En esa ternura invicta de nuestros pueblos, los muertos, los asesinados por las fuerzas federales en los conflictos de baja intensidad, son adoptados. Santiago ya ha sido adoptado por nuestro pueblo y ya nadie lo volverá a desaparecer.

Foto: Rolando  Andrade. Anoche,  en la entrada de la Morgue Judicial.

 

Por Alfredo Grande

(APe).- Domingo de urnas, según la expresión de Horacio Verbitsky. Las urnas, altares de las democracias celestiales. El domingo 22 se consuma la paradoja final de la cultura represora: votan en forma secreta, universal y obligatoria, los esclavos del sistema imperial representativo. Votan en el circo posmoderno de los cuartos oscuros. Oscuros y fétidos. Donde toda la podredumbre de los parásitos que medran en los túneles y pantanos del estado, busca su lugar en el Olimpo del Poder. Poder construido como Trino: tres en uno. Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Todos son Padres, todos son sus Hijos, pero no hay espíritus santos.

Leer más...

Por Silvana Melo

(APe).- La imagen desolada de Sergio Maldonado siete horas a la vera del río Chubut. En el medio de la nada patagónica. Cuidando un cuerpo que dicen que es el de su hermano. Cuidándolo del estado, de sus brazos armados, de los funcionarios, de la justicia, del ministerio público, del periodismo, de los buenos vecinos. La imagen desolada de Sergio Maldonado es la de un derruido centinela resguardando la verdad. Y la verdad es ese cuerpo, plantado entre ramas de sauces, río arriba, como si la corriente enloqueciera y desconociera la gravedad y arrastrara para atrás y le pusiera un cuchillo en el cuello a la verdad. Para relatarla ad hoc, en un escritorio del ombligo del mundo. Y que caiga su peso sobre los más frágiles, como siempre. Porque la verdad re-velada, la verdad subsidiaria del poder suele ser clasista, ventajera, mentirosa.

Leer más...

Libros de APE