Por Alfredo Grande

(APe).- Como psicoanalista tengo la deformación profesional de escuchar. Muchas veces repito textualmente y contextualmente lo que un paciente me dice, y su reacción es asombrosa. “Bueno, no es tan así”. Mi respuesta, en la supuesta que esté en mi juicio más sano es, palabras menos, palabras más: “No sé cómo es, pero sé cómo lo dijiste”. Cuando entre la palabra y la cosa no hay una grieta, si se me perdona el lugar común, la palabra nos lleva de la mano y de la lengua a la cosa. Pero esa “cosa”, esa escencia, ese fundante, debe ser rápidamente sepultado. Los muertos que vos matáis no siempre gozan de buena salud.

Leer más...

Por Silvana Melo
 

(APe).- Para que cierre, el círculo sistémico necesita sacudirse el excedente. Recortar lo inviable. Cerrar los puentes levadizos para que miren desde afuera los que no aportan para sostener el escenario de los vivos, los decididores y los propietarios. En la intemperie urdida hay 5.600.000 chicos pobres, un millón y medio con hambre. Y un 90 % de los viejos sin recursos para la vida. Para colmo todos ellos –niños y viejos- dependen. Son profundamente subordinados a un estado que los incluye en el container del descarte.

Leer más...

Por Bernardo Penoucos

(APe).- El viento sopla helado y corta cuerpo adentro. Transpirará la calle esa fría humedad de las largas noches de invierno y ha de transpirar junto a la calle, el cartón mojado y el cuerpo debajo. Cuántos serán los cuerpos, me pregunto, que no pasarán hacia la primavera próxima. Cuántos de estos cuerpos quedarán tiesos en este invierno, en esta desolación y en esa otra parte agrietada que nadie nombra ni mediatiza.

Leer más...

Por Facundo  Barrionuevo

(APe).- “Pichones de transa” les gritaban los vecinos del Barrio López de Gomara en la zona norte de Mar del Plata, a los nenes del asentamiento que está en las calles Necochea y Nasser, en medio del griterío, las amenazas y los forcejeos.

Leer más...

Por Carlos Del Frade

(APe).- “Hay otros mundos pero están en este”, decía el artista Paul Eluard. Mientras el gobernador de la provincia de Santa Fe, Miguel Lifschitz, y la Ministra de Seguridad de la nación, Patricia Bullrich, saludaban la reducción de la tasa de homicidios en un 36 por ciento en la ciudad de Rosario; en Villa Gobernador Gálvez, vecina a la cuna de la bandera, el asesinato de un pibe por la espalda alumbraba una realidad que amenaza con destruir esas cifras momentáneas.

Leer más...

Libros de APE