Por Claudia Rafael

(APe).- Ni Micaela Brambilla, de La Garganta Poderosa, ni Norita Cortiñas estuvieron allí. Fue ya hace demasiado tiempo. Micaela tendría apenas un año entonces. Nora ya hacía demasiado era esa mujer de pañuelo blanco, enorme a pesar de su diminuta estatura. Ciertas historias se repiten. Cíclicas. Sistémicas. Se reiteran como prácticas habituales que nadie ve. Que nadie filma.

Leer más...

Por Carlos Del Frade

(APe).- Ayda Levy, la viuda de Roberto Suárez Gómez, “el rey de la cocaína”, como ella misma lo llamó en su libro, cuenta el arreglo que había hecho su marido con la dictadura de Videla, Viola y Galtieri. Es un documento valioso porque muestra que el narcotráfico es un negocio paraestatal y multinacional, que necesita de nichos corruptos en los tres poderes de la república y su desarrollo tiene, por lo menos, más de cuarenta años.

Leer más...

Por Alfredo Grande
   

(APe).- El concepto político de pueblo en armas, está fuertemente asociado a la guerra. Pensar en armas es pensar en todo aquello que tenga la capacidad de eliminar, aniquilar, destruir, arrasar, exterminar al enemigo. Pueden ser armas para la defensa o armas para el ataque, o ambas. Pero están fuertemente unidas en nuestra cultura represora las armas como herramientas del combate. Como dice el poeta, la poesía es un arma cargada de futuro. Y me permito agregar: de presente y de pasado. Es un arma cargada del devenir temporal de luchas, de esperanzas, del coraje y de la convicción inquebrantable que sólo saben los que luchan.

Leer más...

Por Silvana Melo

     (APe).- El verano se devoró 21 niños wichis en las fronteras salteñas con la nada. Por ahí asoma Santa Victoria Este, como cayéndose en el Paraguay. Donde las comunidades wichis y criollas comparten la desgracia de la pobreza extrema. Pero los criollos hablan una lengua que se entiende en los hospitales y en las oficinas públicas. Y a veces toman a las chiquitas wichis como objetos. Que se usan y se tiran, aunque en poquito tiempo les empiece a crecer algo en la panza que a veces se convierte en una vida. Y otras, no llega. Como los doce bebés que en este verano brutal de Santa Victoria Este nacieron muertos porque sus madres languidecían de hambre y de sed, echadas en la tierra de sus chozas, cercadas por criollos y abandonos. Por desidias y alimañas.

Leer más...

Por Claudia Rafael

(APe).- Fue un triangulito de vida diminuta. Su nombre es Nadie. No tiene edad. No tiene sexo. Hoy buscan sólo las huellas de su muerte. Su historia ínfima y anónima duró dos, tres años. Quién sabe. Su identidad es hoy la de la muerte cruel. La de la condición humana hecha brutalmente despojo por la misma humanidad
a la que no importa el dolor ni la ternura.

Leer más...

Libros de APE