Por Alfredo Grande

    (Ape) La democracia, tal como la conocemos y padecemos, ha logrado una extraña alquimia: hacer legal lo ilegítimo. El estado de derecho garantiza múltiples derechos. El más importante: la propiedad privada. No solamente de los medios de producción material, sino de los medios de producción de subjetividad. Eso que algunos llaman los “medios”. Pero que a mi criterio es la industria de la publicidad. Permite inducir, generar, y potabilizar el consumo de sapos, carne podrida y todo tipo de contaminantes, como si fueran manjares celestiales.

Leer más...

Por Carlos del Frade

(APe).- Este es el tramo final de una larga historia sobre los fusilados del 19 y 20 de diciembre de 2001. Una historia con vastas complicidades que hicieron posibles las muertes. Con la publicación de su informe, los integrantes de la Comisión Investigadora tienen “la esperanza de contribuir con el esclarecimiento de los tristes hechos donde perdieron la vida ocho personas y con el castigo a los culpables y responsables penales y políticos”.

Leer más...

Por Silvana Melo


      (APe).- El desmonte los deja desnudos. Con las plantas les arranca los medicamentos, con la topadora les arrasa el patio para jugar, con los árboles y los animales que huyen les saquea el alimento. Más de la mitad de los niños del norte argentino son pobres, están mal (o des) nutridos, tienen hambre y toman agua sucia. Muchos de ellos forman parte de comunidades originarias, donde las mujeres no hablan la lengua blanca y las niñas se embarazan a los diez, a los once, tantas veces violadas por los criollos. El modelo de los agronegocios, que dejó sin montes, sin selvas, sin frutales a la mayor parte de los paraísos de estos pies del mundo, a ellos los dejó desnudos. Arrinconados. Y los niños se les van muriendo de a racimos, como decía Alberto Morlachetti. De a uno por mes, con suerte. Se les mueren a los wichis y a los qom y a los tobas de por ahí, por el norte, donde los chicos son pobres, sobrantes, desmedidos. Y se parecen tanto a los criollitos vecinos, que también tienen hambre y se les cuelan las bacterias en los pulmones y en la sangre.

Leer más...

Por Carlos Del Frade


    (APe).- Fue a quince cuadras del Parque Alem, cerca de la cancha de Central, donde mataron a Walter Campos, también de dieciséis años en ese diciembre terrible de 2001.

Leer más...

Por Carlos Del Frade

(APe).- Tenía edad para estar en una escuela secundaria, pero a Ricardo Villalba lo mataron a los dieciséis años alrededor de la 1.40 del miércoles 20 de diciembre del atroz 2001.

Leer más...

Recién editado

Libros de APE