Por Carlos del Frade

(APe).- “La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, los jefes del área provinciales y las autoridades de las fuerzas de seguridad votaron por unanimidad a favor de un pedido para decretar la emergencia nacional en la materia, con el objetivo de profundizar la lucha contra el "narcotráfico" y "reforzar las fronteras". La decisión se tomó durante una reunión del Consejo de Seguridad Interior, en la que Bullrich subrayó que la emergencia, que deberá establecer el presidente Mauricio Macri por decreto, "permitiría actuar con celeridad en cuestiones fundamentales para el país, como en el tema de las fronteras y el narcotráfico", decían los diarios del jueves 17 de diciembre de 2015.

El encuentro del Consejo se realizó en el Salón Auditorio del Ministerio, Azopardo 620, donde además de los ministros estuvieron los jefes de la Policía Federal Argentina, de la Gendarmería Nacional Argentina, de la Prefectura Naval Argentina, de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, de Interpol y de la Sedronar.

El secretario del Consejo de Seguridad Interior, Gerardo Milman, sostuvo que “este pedido de declarar la emergencia nacional de seguridad nos permitirá combatir el narcotráfico, los delitos complejos, reforzar nuestras fronteras y equipar con tecnología moderna a nuestras fuerzas de seguridad".

-Queremos trabajar la seguridad de las grandes ciudades en forma diferente a la de pequeños pueblos. Todo aquello que haya sido positivo lo vamos a continuar – dijo la ministra Patricia Bullrich.

Para el ministro bonaerense Cristian Ritondo, “la emergencia nos permitirá reorganizar y planificar los aspectos de gestión, potenciar las Áreas Operativas y dotar a los organismos estatales de los instrumentos que permitan adquirir el equipamiento y realizar las obras para el desarrollo de una acción más eficaz en materia de seguridad".

En junio de 2014, el entonces jefe de la ciudad autónoma de Buenos Aires, Mauricio Macri, recibió al ex presidente y actual senador de Colombia, Alvaro Uribe, con quien ya se habían encontrado hacía casi una década.

-Con el narcotráfico no hay grises y para combatirlo es necesaria la cooperación internacional. Hemos visto que la situación empeoró en algunos países de la región – dijo, en 2014, el ingeniero Macri.

El 11 de agosto de 2002, a través del decreto 1837, Alvaro Uribe declaraba a Colombia bajo el “estado de conmoción interior” porque era necesario “fortalecer los mecanismos de cooperación ciudadana y en especial organizar redes que a través de la Policía Nacional o de la Fuerzas Militares, según el caso, cooperen de manera activa para prevención del delito y de los actos terroristas tanto en las zonas urbanas como rurales, en cumplimiento de las normas constitucionales que regulan los deberes de la persona y el ciudadano”, sostenían los fundamentos de la declaración.

Agregaba que era necesario reforzar y proteger a “los funcionarios judiciales, a los miembros de la Policía Nacional, de Seguridad Nacional, de las Fuerzas Militares y los organismos de control. Así mismo, resulta necesario restringir el acceso de las organizaciones delincuenciales a los activos y recursos financieros originados en cualquier actividad ilícita, sea cual fuere el mecanismo a través del cual se estén movilizando los recursos dentro del sistema económico. De igual manera es indispensable acelerar los procesos de extinción de dominio sobre los patrimonios ilegítimos, buscando su plena eficacia” y que “en las circunstancias de excepción que vive el país se requiere que las autoridades adopten medidas tendientes a restringir la libre circulación de personas y vehículos en aquellos lugares y horas determinados por las autoridades respectivas”.

Finalizaba diciendo que “las atribuciones ordinarias de las autoridades de policía no resultan suficientes para prevenir la ocurrencia de nuevos hechos criminales y terroristas, y para conjurar la situación de grave perturbación mencionada, por lo cual se hace indispensable, adoptar medidas de excepción” y entonces surgía el Estado de Conmoción Interior.

Aquello fue el origen del llamado Plan Colombia, diseñado y pagado por Estados Unidos, cuyo costo en vidas humanas se contabiliza en miles, al mismo tiempo que el país continúa siendo el primer exportador de cocaína de América a Europa.

La declaración de emergencia en seguridad del gobierno de Macri está identificada con aquella matriz.

En realidad, lo que está en emergencia en la Argentina del tercer milenio no es la seguridad, sino la situación social de miles y miles de familias, y, en especial, de las pibas y los pibes que saben, desde hace rato, que ya no son los únicos privilegiados sino los primeros perjudicados.

Fuentes: Diario Ambito Financiero, jueves 17 de diciembre de 2015; Decreto 1837 del 11 de agosto de 2002 del gobierno de Colombia y portal oficial del gobierno de la ciudad autónoma de Buenos Aires, de junio de 2014.


Edición: 3072

 

Recién editado

Libros de APE