Por Carlos Del Frade

(APe).- Acindar, en 1991, despidió a los 3.600 trabajadores que hasta entonces producían en su fábrica de Villa Constitución, sur de la provincia de Santa Fe. Era la totalidad de los empleados. Su idea era implementar la llamada multiplicidad de tareas.

Leer más...

Por Mariano González

(APe).- Es un tiempo lejano, un siglo oscuro pariendo con dolor. Es viento norte el que sopla en los relojes aunque las agujas aún no se adueñaron del tiempo. Todavía las ciudades no devoran al hombre. Son muchos calendarios atrás: el sacerdote Valverde le impone su Biblia a Atahualpa para indicarle la palabra de dios. El último Inca lo contempla con el silencio de una civilización que no precisa dominar los vacíos y mirando a la montaña que demoraba la puesta del sol, Pacha Kamaq le susurraba algo a través del trueno. Tras eso, rompió la quietud de sus labios para explicar a Valverde que nada le oía decir a ese pequeño libro. A él, conciente del caos terrenal que Viracocha equilibraba, nada podía decirle el vocablo de cuatro letras que imponía una moral y un orden de hierro caliente bajo el silencio de unas páginas garabateadas.

Leer más...

Por Carlos del Frade

(APe).- El primero de octubre una nueva masacre conmovió a los Estados Unidos. Christopher Harper-Mercer, de 26 años, mató a nueve personas en un colegio comunitario de Oregon, y después se suicidó. -Otras personas piensan que estoy loco, pero no lo estoy. Yo soy el cuerdo – escribió en una carta que le dejó a una ex compañera, Cheyeanne Fitzgerald, a la que también le disparó y luego le ordenó que le rogara que no la matara.

Leer más...

Por Alfredo Grande

(APe).- La Marcha Patriótica, luego recaratulada como Himno Nacional Argentino, en su segunda estrofa era contundente: “Se levanta a la faz de la tierra / una nueva y gloriosa Nación / coronada su sien de laureles / y a sus plantas rendido un león”. León o leona, la Nación nueva y gloriosa se levantaba sobre la madrastra ibérica rendida a sus pies. Previo paso a pisotearla sin piedad por los numerosos crímenes contra la humanidad que los ejércitos españoles cometieron en estas tierras. Genocidio que disfruta de la impunidad de los cementerios.

Leer más...

Por Silvana Melo

(APe).- Se miran como confesándose que no se eligieron. Ella no decidió tenerlo, ser una madre, crear una vida con la que después no sabría qué hacer. El no eligió ese vientre. Ni esa nube blanca que lo invade en algunas horas de tantos días. Pero los dos se tienen. Y son lo único. Lo saben y lo asumen fatalmente. A ella la salvará de la muerte, día tras día. A él, ella le bombea el corazoncito para que crezca. Y corra a cambiar el mundo, no bien camine y se le aleje.

Leer más...

Recién editado

Libros de APE