Por Alfredo Grande

“Ante el éxito de democratizar la justicia, se empezará a judicializar la democracia”
(aforismo implicado)

“Síntesis de la década: Néstor era el novio, Cristina es la esposa”
(aforismo implicado)


“La RNMA realizó una conferencia de prensa en el Hotel Bauen, a la que acudieron sólo dos medios tradicionales. Allí se presentó la prueba que refuta aquellas primeras excusas de Montenegro. Cuando los manifestantes y periodistas están llegando a Paraná, se ve el momento exacto en el que son heridos los dos integrantes de la RNMA. A sólo una cuadra del inicio de la dispersión. Lombardi continúa negando las balas de plomo; Montenegro no volvió a declarar sobre este tema. Pero lo que más nos llama la atención es que nadie, nunca, le preguntó cómo es posible que la “nueva” policía haya utilizado balas de plomo para reprimir una manifestación. Es evidente: no le preguntaron porque no hubo noticia. ¿Por qué no fue noticia este hecho y sí la represión en el Borda unas semanas después?
La primera explicación podría ser que nuestros periodistas no son considerados actores importantes dentro de la comunicación, en muchos casos por los mismos que a fines del año pasado se erotizaban pensando que luego del 7D el mundo sería más justo y con más medios comunitarios, alternativos y populares. La segunda razón la encontramos charlando con algunos colegas que trabajan en medios tradicionales: “El conflicto de la Sala Alberdi estaba absolutamente desacreditado; en cambio, el Borda tiene todos los condimentos de una noticia inevitable: la policía cargando brutalmente y dentro de un hospital”. (Eugenia Otero y Fernando Tebele. Radio Internet La Retaguardia)

(APe).- Creo que todo tiempo pasado no fue mejor. Pero si creo que fue distinto. Y no deja de tener importancia teórica y política pensar en esa diferencia. Había una vida en que los niños jugábamos al policía y al ladrón. El bueno siempre era el policía y el malo el ladrón. Luego vino el “poliladro”. No se qué es mejor, pero es distinto. Había una vida en que los trabajadores enfrentaban a los empresarios. Luego llegaron los trabajadores empresarios. No se que es mejor, pero es distinto.
Había una vida en que la consigna era: ¡patria o muerte: venceremos! Ahora la consigna es: ¡Blanqueo y suerte: invertiremos!. No sé qué es mejor, pero es distinto. Alguien se ganó a la gran masa del pueblo combatiendo al capital. Ahora se lo comparte y pocos se quedan con la mejor parte. No sé si es mejor, pero es distinto. En otra vida los únicos privilegiados eran los niños. Ahora hay privilegiados únicos que nada tienen de niños. No sé si es mejor, pero es distinto.
Antes sabíamos que había que hacerse amigo del juez y así tener palenque donde rascarse. Ahora los palenques son jueces amigos que se eligen por voto popular y cautivo en boletas sábana y frazada partidarias. No sé si es mejor, pero es distinto.
Antes sabíamos que hecha la ley, hecha la trampa. Ahora sabemos que la trampa es la ley. Y sé que además de ser distinto, es mucho peor.
El Estado de Derecho fue la respuesta institucional al Terrorismo de Estado. El Terror como disciplinador brutal del conflicto social y político da paso a una forma del Amor de Estado que también disciplina. Si se muere el perro, en realidad un chacal, no se acaba la rabia. La tapa del sábado pasado de La Capital de Mar del Plata tenía la foto de Videla y abajo la de 6000 egresados de la Escuela de Policía. Todos cortados por la misma tijera. ¿Será las policías la continuación de la dictadura por otros medios?
En la actualidad, este Amor de Estado somete por la culpa inoculada hace una década que homologa al crítico con el gorila. O sea: al pensador con el villano. Delito de pensar distinto, y muy especialmente cuando esa diferencia es fundante, es decir, abismal. Delito que no siendo aún penal es, sin duda alguna, cultural y político.
El Peronismo, quizá por su ADN militar, como dijo la Presidenta, no tolera ser interpelado. Acepta romperse pero no doblarse. Si ésta es una década ganada, es justo reconocer que muy pocos ganaron demasiado, y que muchos ganaron poco y que pocos perdieron mucho. De todo en la viña de la corrupción. También la ganancia y la pérdida de esta década son las denuncias, algunas con firme asidero, de otros monumentos a la corrupción, ante los cuales hasta Yacyterá empalidece. La amada palabra que vendría a licuar el horror devaluatorio es “blanqueo”.
El dólar blue, que nos decían que no tenía importancia, genera para su disciplinamiento los chirlos de la venta de bonos y el ingreso irrestricto del dólar green. Dólar verde que te quiero verde, no importa de dónde viene y cómo se logró capturar. El que a sapo se alimenta, no desprecia la cotorra. La mala noticia es que la macroeconomía desalojó a la Política, que era la hija pródiga de la década ganada.
Todo la furia contra los odiados 90, que aunque parezca surrealista incluye al Amado, que en esos tiempos amaba a la economía liberal de mercado, se estrella contra la ley de entidades financieras, intocable, inmutable.
El sistema financiero, el villano del corralito y el corralón, ahora es idealizado en innumerables tarjetas del divino plástico y en ofrecimiento de créditos para todo consumo, especialmente el inútil. Sostener el consumismo, que es consumir consumo, como palanca de la economía, es mala comida para hoy y el mejor hambre para mañana. Especialmente porque el salario está atado a la productividad, y ésta al despilfarro sistemático, y por lo tanto sube el endeudamiento y es necesario emitir pesos que como los amores de estudiante, flores de un día son, porque a la noche ya se clonaron en dólares.
No soy economista. Una desgracia. Entonces entiendo poco y sufro demasiado. Alguna vez León Rozitchner me dijo que Ernesto Sábato era la izquierda de la derecha. Dicho de otra manera: si la relación comienza con regalos, agasajos, regalos, lisonjas y termina en una violación con paliza y todo…¿decimos que la relación tuvo cosas buenas y cosas malas? ¿O lo malo resignifica lo bueno y entonces más que bueno es apenas una cínica coartada de lo malo? Le pongo ese sayo al kirchnerismo. Plagado de sabihondos que deslumbran en 6,7,8 y suicidas que alumbran en Carta Abierta. Rescato una excepción, que a mi criterio es heroica: Horacio González que está en el mejor lugar como director de la Biblioteca Nacional y no se esconde en el peor momento. Sus polémicas con Isaac Rudnik son más que necesarias.

Ser izquierda de la derecha le permite a la derecha encubrir su fundante fascista. Puede cómodamente instalarse en el centro, ya que el atractor mayoritario dio varios pasos al costado izquierdo, pero obviamente muy pocos. Los suficientes para que Macri y De la Sota se disfracen de defensores de la liberad de prensa, más o menos lo mismo que un tigre de bengala se proclame defensor de la dieta vegana. La extraña y siniestra pareja entre capitalismo serio y derechos humanos está en etapa de divorcio y no creo que por mutuo acuerdo. “El gran perdedor de estos últimos diez años, que son los once millones, está por debajo de la línea de pobreza. Estos aportan muertos, presos a las cárceles, presos comunes y políticos. Eso apareció con fuerza en los últimos diez años. Antes, vos me dirás que estaban también. Sí, pero no eran tan criminalizados y reprimidos como en los últimos diez años. Este gobierno es el único constitucional que tiene una condena en la CIDH por desaparición forzada. En el caso Iván Torres. Está condenado el gobierno nacional junto con el gobierno de Chubut. Y todavía nosotros en la Gremial de Abogados estamos esperando que el gobierno venga a las audiencias que están ordenando los jueces para explicarnos dónde está Iván Torres. Tiene una condena. No la tuvo Menem, no la tuvo Duhalde, la tiene este gobierno, el gobierno de los Derechos Humanos. ”. Eduardo, el negro Soares habla por mí. Mucho mejor, por cierto.
Por supuesto, todas las voces todas dirán que son excepciones, no la regla, y de paso otro hermano Qom, Florentín Diaz, es asesinado. Estoy esperando que algún funcionario nacional o provincial empiece a hablar de “excesos”. Ya lo hizo Macri frente a la bestialidad metropolitana de su policía, pero no será el último.
La democracia es un horizonte deseado mientras la barbarie fascista arrasa la cultura. Pero al alcanzar ese horizonte, el orden democrático quedó petrificado. El horizonte no siguió alejándose para seguir luchando por mejor democracia. La democracia, quizá por mirar demasiado para atrás, quedó transformada en una estatua de sal. Del Estado de Derecho se involucionó a los Derechos del Estado. Derechos absolutos, de origen divino, aunque esa divinidad no esté en el cielo, sino en la tierra.
La voluntad popular expresada en los votos, es otra mercancía manipulada en pautas publicitarias de costo pornográfico. Tanto es así, que el vice gobernador de la provincia de Buenos Aires, en el supuesto que siga habiendo un gobernador, dijo que es lógico mandar el Fútbol para Todos a las 21 y 30 hs porque es la lógica del rating de la televisión. Veamos. O escuchemos. Y pensemos. Un programa periodístico, que de eso se trata, del Odiado Lanata, es neutralizado colocando un espectáculo deportivo, pasión de multitudes, en el mismo horario. ¿Para que todos es el fútbol? El 54% avala todo? ¿Entonces el 60% del Jeque de Gobierno de la Reina del Plata también? ¿Y la reelección vitalicia de algunos gobernadores, también? Pronto dirán que la re re elección de la Presidenta es necesaria porque es la que “mide” mejor. Lo dicho: Derechos Absolutos del Estado.
A la tropa de senadores oficialistas el propio jefe de bancada elogió por su disciplina debida. “Le pertenezco”. Se absolutiza a la justicia que responderá al Absoluto Ejecutivo (sea quien sea el Ejecutivo, y eso es la mayor perversión posible) pero se proclama que se la democratiza. Las minorías, aunque sean muy cercanas a la mayoría, no tienen representación proporcional en el consejo de la magistratura, en el caso que algún partido que no sea el FPV pueda exhibir 18 distritos electorales. Sin Alianzas, naturalmente.
La ley anti terrorista se aprueba pero dicen que no la van a aplicar, mientras lo hacen. La ley de medios audiovisuales no es aplicada en todo el articulado que está vigente, como denuncia la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA), y todo se reduce a la pulseada con Magnetto.
Un ministro anuncia obras en el Sarmiento, pero después de la masacre de Once. La ley nacional de salud mental no ha sido reglamentada, frenada a nivel del Poder Ejecutivo, en la persona del Ministro de Salud. Desde ya, la 448 de la ciudad de Buenos Aires, más que cajoneada, abovedada, con perdón de la palabra.
La Presidenta vetó la ley del 82% móvil y la de protección de glaciares. Lo que el veto se llevó se llama nada menos que Miguel Bonasso. El famoso memorando de entendimiento que nadie entendió, supongo que porque lo explicaba Timerman, fue aprobado sin pasar por el congreso iraní. Después de todo, no es una mala idea para estos pagos.
Por eso, una democracia de acero (iron democracy) necesita que todas las trampas todas tengan el estatuto de la Ley. Hecha la trampa, hecha la ley. Entonces el estado de derecho será un reflejo, no sé si pálido, de los jardines de Versalles, cuyos habitantes, del rey para abajo, nunca pudieron anticipar la guillotina, quizá porque Lilita no había nacido aún.
Pero hay otros recursos: “la comisión Gremial Interna de la agencia Télam rechaza y repudia las declaraciones de la diputada nacional Diana Conti (FPV) realizadas al diario La Nación, en las cuales se burla y descalifica a los trabajadores de la agencia nacional de noticias al señalar que cualquier exabrupto de cualquier legislador o funcionario se soluciona haciendo 'un cable en Télam'". Es la misma diputada que ya propuso Boudou 2015. Si antes lo arreglábamos con alambre, ahora lo arreglamos con un cable. No creo que nadie proponga un Alfredo 2015. Ni tampoco 2013. Y “apenas” tengo un Fiat Uno 2012. Poco puedo hacer. Apenas escribir. Es lo que hago. No creo que sea poco. En todo caso, “la diferencia entre poco y nada es mucho”. Esa es mi ley primera. Y que me demanden si hago trampa.

(1)Agencia Rodolfo Walsh, la misma que fue infiltrada por el espía Balbuena.


Edición: 2460

Recién editado

Libros de APE