Por Claudia Rafael   

   (APe).- “Estoy muerta en vida ¿sabe? Ya no tengo más fiestas, más navidades, más años nuevos, más cumpleaños, más días de la madre… pero a Iván lo sigo esperando. Y sé que si yo tuviera plata, a mi hijo nunca le hubiera pasado lo que le está pasando. Yo sé que él está secuestrado. Y al que me diga que Iván está muerto, lo denuncio. Por inacción. Por cómplice. Por haberse callado la boca. O, simplemente, porque sabe dónde está mi hijo y no hace nada para que lo liberen”. Esa es María Leontina Millacura Llaipen. Cumplirá 60 años en breve. Y es la mamá de Iván Eladio Torres.

Leer más...

Por Cristina Baccin (*)

(APe).- Cuando Fernanda Rangel y su amiga Jazmín entraron al supermercado Albertson sintieron ese “olor a limpio” que reconocieron casi como propio. Habían trabajado duro durante dos días para dejarlo reluciente. Algunos dicen que cuando un lugar huele a lavandina o vinagre blanco es porque algún latino o latina allí estuvo fregando. Orgullosas de su trabajo, Fernanda y Jazmín (nombre ficticio) fueron a la Oficina de Recursos Humanos a retirar su pago, aunque con cierta duda: no sabían claramente cuánto les pagarían por hora. Les habían dicho que debido a que el pago sería en efectivo, no se les requeriría ningún documento en particular.

Leer más...

Por Carlos Del Frade

   (APe).- -Soy hija de tarefera, de los que cosechan la yerba que luego se usa para tomar mate en todo el país. Cuando termina la cosecha que dura de setiembre a marzo, mi papá llega con la ropa hecha harapos… Mi papá gana, con suerte, 200 pesos por semana y acá estamos defendiendo los ríos porque amamos esta tierra, amamos nuestra provincia y la vamos a querer hasta el fin de nuestros días… y nadie nos la va a venir a inundar porque quieran hacer negocios con mega represas que responden a necesidades que no son nuestras, que no son misioneras. Y aunque seamos trabajadores pobres no perdemos ni la dignidad ni la alegría de defender nuestra provincia – dice la enfermera María Alves.

Leer más...

 Por Claudia Rafael 

(APe).- El año próximo cumpliría 40. El 14 de noviembre exactamente. Desde aquel 1991 la historia fue siempre exactamente la misma. Mutaron las caras. Los nombres fueron miles. Se transformaron los barrios. Variaron levemente los mecanismos. A veces usaron picanas. Otras, el final ocurrió a golpe de macanas y empujones. Tantas más llegó como plomos en la nuca. Desnudaron pieles que aguijonearon y hundieron en baldes malolientes. En ciertas ocasiones utilizaron el viejo eufemismo de los magos de la crueldad que entre submarinos y caldos sanguinolentos abatieron los cuerpos en la nada. Pero siempre, sistemáticamente siempre, fueron vidas de presente amurallado.

Leer más...

Por Silvana Melo 

(APe).- El invierno hace sociedades indeseables. Llega en patotas con el frío que corta la piel como un cuchillo, con la bronquiolitis, con el fantasma que se enciende en los braseros, con ese fueguito que calienta y que se respira y atrae a la muerte con cara de mareo y gas venenoso. Llega con los hospitales en desborde y el monóxido de carbono como herramienta aniquiladora. Arma química sistémica, naturalizada por inexorable. 

Leer más...

Recién editado

¡Descargalo gratis!

Libros de APE