Por Claudia Rafael

(APe).- “Lo que ha sucedido en otros lugares del mundo con esto es que como esos terrenos son muy apetitosos para el sector privado y el sector inmobiliario, lo que termina pasando es que el sector inmobiliario compra esos lugares y la gente puede comprarse con ese dinero una casa en la ciudad o cualquier otro lugar. Y ese lugar puede integrarse al puerto o hacer un sector de barrios para clase media”. Gabriela Michetti dixit. No hay gestos de sorpresa. La mesa de la anfitriona del poder por décadas no se sorprende. De aquel día sólo saltó a la caterva de medios del establishment (ya sea de lo establecido por el poder político como por el poder económico) el debate sobre el síndrome de hubris o de hibris, diagnosticado quirúrgicamente por el médico vía tevé Nelson Castro, con Diego Peretti. Esa discusión fue el árbol que tapó lo macro.

Leer más...

Por Silvana Melo

   (APe).- No ha hecho demasiado el mundo como para abonarles la esperanza. El país les ha jugado con cartas marcadas. Les ofreció a buen precio mentiras de oro. Que en sus manos fueron tierra seca. Barro, tal vez. Les imponen como corona y sambenito un nombre surgido del desdén: “ni-ni”. Dejan de ser chicos y chicas de 15 para arriba, expulsados de la escuela y con la puerta del mercado laboral cerrada en la nariz, para ser ni-ni. Ni estudian ni trabajan. Son los que llevan en ese llano que baja de la clavícula una angustia nudosa, difusa. Una sensación vaga de sin sentido. Un paraqué infinito como un pantano del que no se emerge.

Leer más...

Por Carlos Del Frade

(APe).- “Un niño no pensaría la felicidad. La infancia es otra cosa, conoce de otro modo. Si hay experiencias que pueden atrapar la felicidad, ejercerla por momentos, como destellos sentidos en el cuerpo, imágenes inefables que nos ayudan a vivir, quienes mejor pueden contarlas son los chicos”, comienza diciendo la bella convocatoria al Congreso de los Chicos “Hablemos de la felicidad”, impulsado por el gobierno de la provincia de Santa Fe en las dos principales ciudades, Rosario y capital.

Leer más...

Por Mariano Gonzalez Vilas

Fotos: Ana Laura Beroiz

(APe).- Solemos escuchar ecos de discursos, lugares comunes con sed de apoderarse de lo que se llama “sentido común” y no es otra cosa que un arma de dominación ideológica. “El indio es vago” es uno de esos tantos clichés. Pero los lugares comunes no son más que castillos por derrumbar.

En las grandes capitales y ciudades del país, las personas amanecen lentamente mientras seleccionan su traje, se invaden de elegantes ropajes para ser lo que no son, para dejar de ser. Se maquillan y se perfuman para aplacar y despistar sus pasiones, sus últimas y más sinceras convicciones; y así salen al mundo, siendo la nada misma, limpios y vacíos.

Leer más...

Por Alfredo Grande

   (APe).- El filósofo Wilhem Reich que tuvo el doble honor de ser expulsado de la Internacional Psicoanalítica y del Partido Comunista, colocó una inquietante afirmación: las masas alemanas deseaban al fascismo. Si hay amores que matan no es extraño que haya deseos que exterminen. La cuestión sigue siendo entender los mecanismos por los cuales la cultura represora inocula la crueldad destructiva desalojando no solamente la ternura sino también la violencia. El tabú de la violencia es uno de los recursos de la cultura represora para desarticular todo intento de enfrentar y resistir sus designios de exterminio.

Leer más...

Recién editado

¡Descargalo gratis!

Libros de APE