Por Alfredo Grande

(APe).- En lo que he denominado “el mejor test proyectivo con música”, Silvina Garré canta en “Diablo y Alcohol”: “no existe ningún punto de partida, si no sabes bien adónde ir”. El analizador privilegiado de los tiempos que corren y nos hacen correr es hacia dónde vamos. O sea: el objetivo estratégico. Lo fundante de nuestro accionar. Y decir lo fundante es pensar la esencia, el carozo de la fruta, lo elemental que no se paga ni alquila con los habituales niveles convencionales que tienden a encubrir.

Leer más...

Por Claudia Rafael

(APe).- Hay condenas establecidas desde el germen. Será la prisión con rejas de hierro y muros de bloque o será esa creciente cárcel a cielo abierto. De la primera, demasiadas veces (aunque más no sea con mandato penitenciario de delinquir para la corona), se sale. De la segunda, hay quienes jamás lo hacen. La sentencia germinal los condenó de por vida.

Leer más...

Por Silvana Melo

(APe).- Jony tiene 17 y vive en Tandil. Por la Villa Aguirre, donde en cada lluvia se inunda toda la pobreza. Lejos, muy lejos de la ciudad de los countries donde se van a vivir los porteños aturdidos. Emmanuel también tiene 17 y vive en Olavarría. En un arrabal deshilachado y violento, muy lejos de la estética industrial y floreciente. A mil años del rasgo cementero de oscura historia. A los pies de Jony y Emmanuel hay  dos muertos de 18 años. Tan niños en la agonía como ellos. Dos muertos que les colgarán del cuello sin que nadie más asuma la responsabilidad de la construcción paciente, cotidiana, espeluznante de alguien capaz de matar. Dos muertos a los que la sangre se les fue por la canaleta perversa del Estado, que abandonó a los niños matadores, que les quitó toda la maquinaria de protección y rescate sistémico,  que los construyó pensadamente, que los vio crecer como los vieron todos y guiñó el ojo cómplice ante la buena factura. El mecanismo de eliminación funciona. Y es aleatorio, para no  ser injusto en su lógica: el que mató podía ser el muerto y viceversa.

Leer más...

Por Carlos del Frade

(APe).- Rosario, en el último año, se ha convertido en una geografía vinculada al narcotráfico y sus asesinatos y ha dejado de ser sinónimo de trova, cultura y fútbol de exportación.

Ningún dirigente de los grandes partidos políticos se ha puesto a pensar por qué sucedió esta transformación.

Leer más...

Por Angel Fichera


(APe).- Cuando sopla fuerte el viento Pampero, los vecinos se ponen adjetivadores. Es como una peste, una alergia que les agarra cada vez que las condiciones climáticas así lo piden. Entonces, cuando salimos de compras con el abuelo, no dudamos en saludarlos con “Buenísimos días”, o frases como “Mañana linda aunque algo nublada”, y ellos contestan “La tarde será diáfana, casi límpida, pero un poco fría”.

Leer más...

Recién editado

Libros de APE