Por Angel Fichera

(APe).- A veces entro en el colectivo por la puerta de atrás y salgo por la de adelante.
Es mi gracia.
Casi todos los choferes me conocen y saben que soy inofensivo. Dejan que el espectáculo se desarrolle. Es siempre una obra breve, no más de tres actos, no menos de tres minutos. El inicio, invariablemente, contiene una tos poderosa o algún sonido fratulento, que interrumpa esa rutina de vacas hacia el matadero que suelen llevar los eternos viajantes.

Leer más...

Por Silvana Melo

(APe).- Rosas en las vías por los muertos.
Paredes, murallas, rejas, para que no vengan los matadores.
No hay accidente ni balas perdidas. No hay azar ni qué desgracia.
Hay rosas en el recuerdo de la sangre, velas en los andenes. Una lluviecita eterna sobre esas vías donde se murieron 51. Y otro que venía naciendo.

Leer más...

Por Silvana Melo

(APe).- “Los chicos del Oeste –dijo el defensor- tienen sólo dos posibilidades: morir o estar presos”. Claudio Salas, a las 2,40 de la mañana del 19 de diciembre, había hecho su aporte para que el estigma del Oeste neuquino cerrara otro círculo. Disparó a la luneta de un coche repleto sabiendo, por lógica irreductible, que iba a matar. Sabiendo que, salvo milagros que no les tocan a los pibes de lejos, un tiro a la luneta es un tiro en la nuca. En una nuca, cualquiera. Esta vez, en la de Braian Hernández. 14 años. Nacido y crecido en el Oeste. Marcado por la maldición del abandono sistémico, la mira policial, el desprecio de la justicia y el alivio de parte de la sociedad que festeja el uno menos.

Leer más...

Por Claudia Rafael

(APe).- Hay un ellos y un nosotros divididos tajantemente. Y los ellos/los juanes tienen como único destino las geografías del encierro (es decir, las rejas formales o las cárceles a cielo abierto que constituyen las villas y los asentamientos). Esas geografías donde la violencia es doblemente dolorosa. Porque suele no tener retorno.

Leer más...

Por Carlos del Frade

(APe).- A doscientos años de la creación de la bandera de Belgrano, cree que las otras banderas, por ejemplo, la de la igualdad, “no tiene ninguna relación con lo que se vive todo los días en Salta. Acá hay grupos que padecen la injusticia y la desigualdad más que otros, por ejemplo, las mujeres, los chicos y las mujeres aborígenes que, en gran número son analfabetas. No hace mucho se hizo la denuncia de los chicos muertos en hospitales públicos justamente por la falta de alimentación adecuada”, dice María.

Leer más...

Recién editado

Libros de APE