Por Oscar Taffetani 

Mariano Ferreyra ¡presente!


(APe).- A mediados de los ’70, cuando la dictadura militar, ésa que diezmó a nuestra joven dirigencia sindical y política, recibió de un Chicago Boy la sugerencia de privatizar la minería, la siderurgia y otras industrias y servicios estratégicos, se negó de plano. En primer lugar, porque la intervención militar en las empresas servía para sobornar y tener callada a la alta oficialidad de las tres armas. En segundo lugar, porque quedaban sedimentos, en los cuadros militares de relevo, de un pensamiento nacionalista y desarrollista que sostenía que esos recursos nunca debían dejar de estar bajo control del Estado.

Leer más...

Por Carlos del Frade

(APe).- La página oficial del gobierno de Formosa incluye una serie de narraciones de la tradición oral del pueblo qom.

Son las que hablan de la habilidad del zorro capaz de arrancarle el corazón al tigre y mostrar la sagacidad de los que parecen a priori más débiles que sus adversarios.

Y también están algunas de las muchísimas postales del Pombero, alguien que recorre los montes por las tardes y es amigo de los pájaros y los árboles y no se lleva nada bien con los hombres que vienen con la idea de destruir el medio ambiente.

Leer más...

Por Alfredo Grande

(APe).- Con la finalización hace décadas de la denominada “guerra fría”, el capitalismo decide que han regresado los tiempos de calentar la contienda. Lo que se pone nuevamente en debate, es la vigencia de un paradigma político cultural. No estoy tan seguro que las ideas no se matan. Pero estoy completamente seguro que las ideas matan. Y que todos los genocidios han sido precedidos, casi diría anunciados, por ciertos tipos de ideas. 

Leer más...

Por Claudia Rafael

(APe).- Aquella torta de mis diez tenía un Topo Gigio gigante en el medio con velitas de color rosa que lo rodeaban en un círculo no demasiado perfecto. Era toda de chocolate y a los costados, tenía confites de dos colores. Después, de grande, volví a verlo, cuando lo encontré tirado en la piecita del fondo de la casa de mis viejos y descubrí que no era más alto que mi mano. Pero para mí ese día era casi como un Topo Gigio de verdad. Era de ese plástico de antes, con colores estándar y olor añejo pero ante mis ojos era la maravilla más enorme.

Leer más...

Por Silvana Melo

(APe).- Hay un límite preciso. Una frontera marcada con fuego. Del otro lado, viven y mueren los otros. Viven como se puede. Y mueren mucho, demasiado, los otros. Detrás de esa frontera, marcada con fuego, está el país otro. El que no disputa poder en los medios porque apenas araña los tobillos de la cartografía oficial. El que no discute porque no lo escuchan. El que muere todos los días bajo una suela más firme. Como hormigas bajo el zapato habitual. El que es invisible para los discursos de los que gobiernan y de los que pretenden gobernar. El que asoma apenas de vez en cuando y cuando asoma una piedra lo baja. Como al pájaro confiado e inocente, blanco fácil en la punta de la rama. Los otros siempre son blanco fácil. Siempre les aciertan: la piedra en la sien, la bala en el pecho, el veneno en la sangre, la lanza en el costado, el cáncer en la cabeza. En la cabeza. Allí donde se piensa, se analiza, se crea, se conspira, se sueñan las revoluciones.

Leer más...

Recién editado

Libros de APE