Por Silvana Melo
(APe).- Empezó septiembre, amigable cara en los años comunes. Pero sin flores festivas para los niños de 2020. Que siguen encerrados en una construcción umbilical de la que habrá un día que no querrán salir. En las grandes ciudades y sus conurbanos, en el AMBA maldito que hierve de covid, los niños están encerrados. Sin tiza ni amigos con quienes revolcarse en una plaza de juegos. Con videollamada y zoom en exceso, los privilegiados por la conectividad. En aislamiento medieval y en silencio oscuro los que no tienen ni notebook ni datos móviles ni celular que no compartan con la familia numerosa que se apiña entre paredes que no la sostienen. En barrios populosos, en tomas, la escuela pasó a ser un sueño del pasado. Los demás van acumulando secuelas de un adentro que les va minando el alma y dejando pisadas profundas en la arena del futuro.

Leer más...

Por Claudia Rafael

(APe).- Y habrá que arrancar la verdad con los dientes y las uñas. Quitar las máscaras y las montañas de encubrimientos y dar rienda suelta a los ríos de certezas. Para rescatar a Facundo del barro más hondo y llevar su nombre como grito colectivo.

Leer más...

Por Carlos Del Frade

(APe).- Es difícil que veamos lo bueno. Estamos educados para no verlo. Sin embargo… Si se pudiera independizar la mirada. Que nuestros ojos sean libres y miraran un poco más sin creer que lo cercano forma parte de la naturaleza maltratada. Lo cierto es que hay una inverosímil resistencia de la ternura. En medio de incendios, pandemias, desigualdades y democratización de armas y narcotráfico, todavía existe la ternura. Chicas y chicos de tercer y quinto grado de una escuela rosarina de barrio reciben al escritor que, en medio de semejante realidad, les hablará de las banderas de Belgrano.

Leer más...

Por Alfredo Grande

Foto: Esteban Ruffa


   (APe).- Ayer fue la Marcha Nacional contra el Gatillo Fácil. O sea: una de las tantas expresiones del combate contra las políticas públicas que incluyen el exterminio planificada de las poblaciones categorizadas como excedentarias. Lo que es necesario plantear es que estos asesinatos seriales nada tienen que ver con lo que las personas hacen. Tienen que ver con lo que las personas son. Por eso son todos y cada uno crímenes de lesa humanidad. El feminicidio no tiene que ver con los actos concretos de las mujeres. Tiene que ver con asesinarlas por ser mujeres. Maldición bíblica que la Santa Inquisición llevó al delirio torturador y exterminador. Ahora no hablamos de Santa Policía. Algo hemos avanzado. Pero no demasiado.

Leer más...

Por Silvana Melo

    (APe).- Hace dos días lo mató el covid. Nueve meses tenía el bebé wichí internado en el hospital Perón de Tartagal, víctima del castigo ancestral que parece caer sobre las cabezas de las comunidades de Santa Victoria Este. Donde los niños mueren de a racimos en el verano por hambre, diarrea y deshidratación. Sin agua ni monte. Del otro lado de la ruta 86, muchos originarios huyeron hacia lo que queda del monte, en cercanías del Bermejo. Se alejan de los criollos en busca de su farmacia natural. Recogen la miel, el eucaliptus y los yuyos que calman la tos y abren los pulmones para respirar. Porque en el hospital ya no hay lugar ni oxígeno ni un catre para quedar internado en un pasillo. Tartagal hierve de covid y el sistema de salud se descascara y cae, débil como los huesos originarios que apenas sostienen su historia de cinco siglos.

Leer más...

Recién editado

Libros de APE