Por Silvana Melo

Foto: Guadalupe Lombardo


(APe).- Aquí es donde se acaba la mascarada de las palabras. Cuatro de cada diez habitantes de esta tierra larga de los pies del mundo es pobre. Dieciséis millones. Y ahí se termina la parodia de la cadena nacional y cuarenta y cinco minutos que sólo oyeron los voceros de la infamia que doblegó a la infancia de este confín de América, para hacerla pobre en seis de cada diez. La mayor parte de los niños de acá están condenados a una pobreza que lejos de aliviarse en las décadas del siglo nuevo se va elevando hasta la asfixia social. Y aquí es donde se acaba la pantomima feliz de la blancura sistémica y los sueños de minoría virreinal con oficina central en el ombligo planetario.

Leer más...

Por Alfredo Grande


Dedicado a Emilia Vasallo y a los familiares de las víctimas del “gatillo fácil”

(APe).- El escrito «J’accuse…!» (Yo acuso) ocupa casi un tercio de la superficie útil de la edición del 13 de enero de 1898. Escrito por Emilio Zola, es una apasionada defensa de la inocencia del capitán Dreyfuss. En 1894, el caso sale a la luz y se acusa al capitán Alfred Dreyfus, de treinta y cinco años, judío y alsaciano, de alta traición. Pese a las declaraciones de inocencia del acusado, declaraciones que no se hacen públicas, se lo condena a cumplir cadena perpetua en la isla del Diablo, en la Guayana francesa.

Leer más...

Por Carlos del Frade

(APe).- Los nombres de los lugares repiten la trama del saqueo y la dependencia porque tienen riquezas que algunos pocos no quieren que sean del pueblo que vive en esas geografías. El golpe sangriento contra el gobierno de Evo Morales repite nombres y lugares: Potosí, estado ubicado al sudoeste del país, ahora sin la plata y el oro de su cerro luego de la matanza de millones de personas, es la tierra en cuyo subsuelo, en el salar de Uyuni, concentra el mayor yacimiento de litio del mundo.

Leer más...

Por Claudia Rafael

(APe).- Dónde se para el poder si no es, con una vulgar sistematicidad, del lado de los victimarios. Qué sitial para tatuar su nombre en la Historia –esa que se escribe con mayúsculas- eligió Patricia Bullrich Luro si no es el de los uniformados a sus órdenes. Los que se ceban ante el grito feroz que dictamina perseguir a los ninguneados, a los insurgentes, a las semillas de futuro rebelde. “No voy a hacer la injusticia de querer tirar a un gendarme por la ventana”, leyó, en el acto formal, con esa voz que modula apenas, las letras grabadas en el sable dorado por la gendarmería nacional para su santa y defensora. Frase con la que ella prepeó a la sociedad cuando el cadáver de Santiago Maldonado aún no aparecía.

Leer más...

Por Silvana Melo
(APe).- El 22 de noviembre se murió Fredi Sánchez. Tenía apenas un año y ocho meses, era wichi y vivía en Misión El Chañar, en la Salta multiétnica. Estaba desnutrido y su cuerpecito mínimo es un punto apenas en la eternidad de la historia originaria confinada al olvido. Donde el estado deposita el residual de la cultura cuando fracasan el Ministerio de Salud, el de Primera Infancia, y el convenio con Conin, del indecible Abel Albino; cuando el monte claudicó ante la topadora del agronegocio y se llevó el almacén, la farmacia y la casa de los espíritus. Fredi Sánchez era vecino de las comunidades de Misión Chaqueña, de Morillo, de Carboncito, donde los niños crecen hasta ahí, hasta que son conscientes de que el futuro tiene techo y después. A veces intentan buscar la fisura y otras fuman lo que encuentran, inhalan nafta o se prenden fuego como hace unos años los chicos partían en Morillo.

Leer más...

Recién editado

Libros de APE