Por Carla Wainsztok para APe

(APe).- Las pedagogías están siendo una gramática ética y política. Las pedagogías están siendo una articulación de sentires, experiencias, resistencias, pensamientos y reexistencias.

Pedagogías singulares y plurales. La ética es la singularidad, ser singulares entre singularidades. El “rostro” de las otredades. Cada piba/e cuenta, cada estudiante cuenta.
Contar no para hacer cálculos excelianos sino para narrar quiénes estamos siendo.

Existenciar con otras/os, reexistenciar en otras/os.

Las singularidades se vuelven plurales cuando marchamos, pensamos, escribimos, aprendemos, enseñamos y defendemos juntas/os nuestros derechos y deseos. Gramáticas de derechos y deseos.

Ser singulares y plurales en el sur. Ser/Sur. Ser desde el sur del ser. Pedagogías del sur. Construir sur versiones. Las versiones del sur.

Desde los tiempos de las guerras de independencia Rodríguez y Martí soñaron escuelas, soñaron con escuelas. Con abrir escuelas.

Martí nos enseñó que para enseñar se necesitan de ternuras y ciencias. Las ternuras de Martí. Martí escribía en una hoja como si fuera el ala de un colibrí. Una hoja y un colibrí. Un colibrí se posa en una hoja y poliniza verdades. Martí-colibrí.

Libros y botas de potro. Ciencia y ternura. Pensamientos relacionales. No existe el “pensamiento único” y además la letra con sangre no entra. Simón Rodríguez nos habló de “sociedades pensantes” para pensar por nosotras/os mismas/os y no ser pensadas/os. ¿por qué no existe una palabra que sea pensar comunitariamente?.

Escuelas de pensamientos. Abrir escuelas puede habilitar otros tiempos, otros anhelos. Habitar ternuras.

Creo y recreo con pelotas de trapos y las tizas desmontando las tristezas. Hacer trizas las tristezas.

No se trata sólo del derecho a la educación sino del deseo a tener derechos. Anhelo tener un estado de derecho y deseos.

El gobierno de La CABA, declamaba que no estaba cerrando escuelas. Sin embargo existía una resolución la 4055/18, que pretendía clausurar los sueños.

Y entonces fue cuando las singularidades y las pluralidades se hermanaron y marcharon juntas, crearon existencias y resistencias. Reexistencias. Inventar para no errar.

A las/os proclamadoras/es de las desigualdades, les encanta hablar de deserciones escolares. Nosotras/os sabemos que esa es una narrativa bélica que las/os niñas/os como las/os pibas/es y las/os adultos están siendo expulsadas/os del “sistema” educativo. Expulsadas/os cada día, todos los días.

Deseamos y necesitamos seguir reexistenciando. Ven, seremos.

En las nocturnas aprendemos, enseñamos, soñamos con otros tiempos. La luna y las estrellas nos acompañan, están siendo compañeras.

Sueños diurnos también de libertades. Estos días aguardan otros tiempos. Por ello a su odio de clases le respondemos con clases de amores. Toda clase de amores.

Edición: 3806

Recién editado

Libros de APE