Por Carlos Del Frade
(APe).- El miércoles 26 de junio de 2019, la Argentina, cada vez más dependiente del poder de los bancos, emerge como geografía narco y plataforma para el ensamblado de armas procedentes de otros países. De la lucha armada de los años setenta del siglo veinte a las armas de la lucha por los mercados narcos de Sudamérica. Ya no es la tierra en armas, como recitaba Alfredo Alcón interpretando a Martín Miguel de Güemes, el líder de la “guerra gaucha” contra la opresión española y de los hacendados del norte profundo argentino.

No hay melancolía de la liberación no alcanzada.

Son postales del negocio.

Son postales del sistema.

El miércoles 26 de junio de 2019, los medios de comunicación del sur del mundo informaron que el país es un lugar elegido por grandes multinacionales de las armas para nutrir la demanda de las bandas narcos de distintas naciones de la Patria Grande.

“La triangulación fue meticulosamente pensada. Algunas piezas en Europa, el resto en los Estados Unidos y todas llegaban a la Argentina para que las partes se transformaran en armas. El destino final era Brasil”, comenzaba diciendo un informe periodístico.

Agregaba que “el operativo internacional fue conocido como operación Palak. Así se llamaba el barco de bandera portuguesa que hacía de transporte de las piezas que llegaban a la Argentina con declaraciones juradas adulteradas que decían que se trataba de ropa deportiva, u otros elementos”.

Llevó ocho meses descifrar cómo era el circuito que se había montado: por un lado, enviaban las armas (fusiles Colt M4 calibre 5,56 o fusiles AK 47) desde los Estados Unidos hacia Argentina a través de encomiendas. Los cargadores eran comprados en Alemania, trasladados a España y mediante encomiendas eran llevados a Holanda para ocultarse, finalmente, en contenedores que venían en barco hasta nuestro país.

Una vez ensambladas en la Argentina, el arma y el cargador eran ocultos y enviados a Brasil utilizando una empresa de transportes de pasajeros de origen paraguaya, con la colaboración de un grupo de choferes. En Paraguay, las armas eran trasladadas por vía terrestre hasta la zona de Pedro Juan Caballero, donde eran ingresadas al territorio brasileño mediante vehículos de gran porte.

Durante la redada fueron apresadas 15 personas. Además, los efectivos secuestraron granadas, armas largas y cortas, como por ejemplo fusiles FAL, fusiles Colt M4, ametralladoras Browning y un cañón automático Oerlikon, más de 30.000 municiones de diferentes calibres, 166.000 dólares, 800.000 pesos, pólvora, granadas, minas anti-tanques, balanzas, visores nocturnos, documentación de empadronamiento de armas, partes de armamento y katanas, entre otros elementos de interés para la causa. En total, ya son más de 2500 armas las secuestradas entre Buenos Aires, Río Negro y Córdoba.

Argentina, elegida por la DEA como plataforma para exportar cocaína a principios de los años noventa, ahora, como suele colarse en los relatos dispersos que intentan explicar la sangre derramada de las pibas y los pibes en los conurbanos saqueados, es también base de transferencia de la otra arteria que alimenta el corazón del capitalismo: el contrabando de armas, el tráfico de tecnología letal.

La Argentina traficada

El año pasado ya hubo un anticipo.

Habían detenido cuatro personas en allanamientos destinados a desbaratar una banda que recibía por encomienda repuestos de armas. Los procedimientos incluyeron localidades bonaerenses y también la ciudad de Buenos Aires y como resultado fueron incautadas 16 pistolas y revólveres

En los operativos además fue secuestrada una gran cantidad de armas, por lo que los investigadores sostienen que el procedimiento forma parte de un desprendimiento de la operación Arsenal Clandestino, realizada a principios de noviembre pasado.

En aquella oportunidad, se logró desarticular una banda que traficaba piezas desde los Estados Unidos para transformar armas de gas comprimido en fusiles, escopetas y ametralladoras, según la versión del Ejecutivo nacional.

“Fue una operación de altísima calidad en investigación criminal por una advertencia que hizo la agencia norteamericana Homeland Security Investigation, informando que desde Miami, Estados Unidos, venía a nuestro país un cargamento de armas de guerra y de colección”, sostuvo entonces la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Para la funcionaria nacional, la principal hipótesis era que dicho equipamiento iba a ser exportado “a organizaciones delictivas que asuelan en zonas críticas de Brasil, como el Comando Vermelho”, en relación con una de las bandas narco más poderosas de ese país.

Las armas y las drogas son pilares del sistema capitalista. Nuestros pibes tienen un acceso sencillo a ambas. Porque así lo manda, lo impone el sistema.

En la película “El señor de la guerra”, su protagonista comparte estas reflexiones:

“…En el mundo hay más de 550 millones de armas de fuego en circulación. Un arma de fuego por cada doce personas que hay en el planeta. Y digo yo: ¿cómo se arman las otras once?

“…La primera vez que vendes un arma es como la primera vez que haces el amor, no tienes ni idea de lo que estás haciendo pero es emocionante. Y lo quieras o no, todo va demasiado rápido.

“…¿Sabéis quién heredará la Tierra? Los traficantes de armas, porque los demás estarán matándose los unos a los otros”.

La producción mundial de armamento aumentó en 2017 por tercer año consecutivo y sigue liderada por las empresas de Estados Unidos, señaló el Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (Sipri) en un informe.

La venta de armas y servicios militares de las cien mayores empresas de armamento escaló el año pasado a 398.200 millones de dólares (350.000 millones de euros), un 2,5 por ciento más respecto a 2016.

Las empresas estadounidenses siguen liderando la producción de armas global: aumentaron sus ventas en un dos por ciento y son responsables ahora del 57 por ciento de todas las ventas de armas del mundo. "Las empresas estadounidenses se benefician directamente de la demanda sostenida de armas por parte del Departamento de Defensa estadounidense", apunta Fleurant.

También los consorcios rusos aumentaron la producción de armas en una media del 8,5 por ciento -aunque algunos registraron subidas del 22 y 25 por ciento-. Con el 9,5 por ciento de la fabricación mundial, Rusia desplazó a Reino Unido del segundo lugar del ranking.

Los fabricantes de armas de Europa Occidental, por su parte, aumentaron sus ventas en un 3,8 por ciento a 94.900 millones de dólares (83.700 millones de euros), dominando con ello casi una cuarta parte del mercado de armas del mundo.

Una vez más, algunas frases de “El señor de la guerra” para pensar el por qué siempre están presentes las llamadas barras bravas, esas fuerzas de tareas tan funcionales a los distintos factores de poder.

“…Lo malo de ser honrado es que cuesta mucho ganar dinero.

…Cada facción de África tiene un nombre noble, que si liberación por aquí, patriótico por allá, república democrática de una cosa o de otra. Supongo que no quieren reconocer lo que realmente son: federación de peores opresores que el último atajo de opresores.

…A menudo las atrocidades más brutales ocurren cuando ambos combatientes se autoproclaman luchadores por la libertad.

…Dicen que el mal prevalece cuando los hombres de bien no actúan, pero deberían decir que el mal prevalece.

…Sólo hay dos cosas trágicas en la vida, una es no conseguir lo que quieres y la otra es conseguirlo”, siguen diciendo los textos de “El señor de la guerra”.

…Yo me codeo con algunos de los hombres más viles y sádicos que se hacen llamar líderes en la actualidad. Pero algunos de esos hombres, son los enemigos de tus enemigos. Y como el mayor traficante de armas del mundo es tu jefe, el presidente de Estados Unidos, que envía más mercancía en un día que yo en un año, a veces es un poco violento que estén sus huellas en las armas. A menudo necesita un freelance como yo para abastecer a fuerzas a las que a él no pueden ver abasteciendo”, Yuri Orlov, en “El señor de la guerra”.

Apuntes rosarinos

“¡Esto no va a terminar nunca!”

Así era el título, en mayúsculas y negritas, de un conjunto de tres fotocopias que, en su momento, entregamos a la justicia federal rosarina. Una fiscal federal, un funcionario nacional y un querido y admirado periodista de Capital Federal fueron las personas que nos entregaron esos papeles a finales del año 2012 en una parrilla del microcentro rosarino.

De aquellos papeles, hay fantasmas que reaparecen en 2019.

El primer párrafo del supuesto informe de inteligencia que recibieron integrantes de la Policía Federal Argentina, hablaba de un potencial encuentro entre los líderes de Los Monos con integrantes del Comando Vermelho, de Río de Janeiro.

Parecía entonces, parece ahora, una imagen de una serie de Netflix.

Sin embargo, no hace mucho tiempo atrás, a fines de 2018, la mediática ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich expuso sus preocupaciones por la migración de bandas como el citado Comando a tierras argentinas. De allí la vigencia de estas palabras, la actualidad de estas fotocopias ya agrisadas.

“Es importante hacer notar que este problema, existente ya a principios de 2009, se tornó más conflictivo a partir de que Máximo Ariel Cantero (Cantero padre) conoce a ciertos personajes paraguayos, proveedores de marihuana, que lo contactan con vendedores de armas brasileños en la Triple Frontera, los que comienzan aprovisionándolo de armamento tal como pistolas ametralladoras Capoeira de origen brasileño, pistolas y revólveres Taurus y escopetas CBC calibre 12.70 a trombón, las que son traídas a nuestro medio a mediados del año 2009. Cantero Padre, en tanto, concurre por algunos meses a una favela de Río de Janeiro, donde toma contacto con personas ligadas al narcotráfico integrantes de un grupo conocido como CV –la organización Comando Vermelho- la mayor y más antigua facción del narcotráfico de Río de Janeiro, incorporando a sus conocimientos delictivos los métodos que comienza a emplear a partir de 2009, cuando empiezan a expandir sus negocios de comercialización de drogas diferentes puntos de la ciudad y zona de influencia, asociándose con el conocido narcotraficante y barra brava de NOB, Daniel Vázquez”, decía el documento.

Seguía el escrito asegurando que “aproximadamente al mismo tiempo surge con cierto “amparo” la figura de Luis Medina, conocido delincuente y narcotraficante, el que se vale de conocimientos y contactos para emprender el comienzo de la organización más importante de las conocidas hasta el momento. Luis Medina adquirió con dinero producto de las operaciones ilícitas con drogas un automóvil marca BMW cupé descapotable de color negro de última generación (dominio JIB – 107). Su hijastra (Sacha Leiva, hija de Daniel Ungaro), en la fiesta de cumpleaños de 15 realizada en el conocido salón “Punta Barranca” (uno de los más exclusivos de Rosario y zonas de influencia) en fecha 6 de enero de 2012, la que habría costado alrededor de 235.000 pesos con actuaciones de conjuntos musicales de última moda y elevados costos como Grupo Play, Wachiturros y la presentación de Dady Brieva, fuegos artificiales y aparatos de efectos especiales. Luis Medina junto con Germán Tobo, utilizando como testaferro a Hernán Capucci, adquirieron las franquicias para instalar en la ciudad de Rosario un local bailable, restaurante y hotel de nombre Esperanto, que está ubicado en calle Presidente Roca 1463…”, sostenía el punto dos del informe citado.

En el apartado tercero se hacía mención a una relación que estallaría en una serie de muertos en 2018. “Se tiene conocimiento que el llamado Ariel Cantero (a) Guille habría tomado como parte de pago de una deuda que mantenían los hermanos Ungaro con Los Monos, comprometiéndose también a la manutención de la familia de Ungaro mientras permanezca detenido por la muerte de Roberto “Pimpi” Caminos, una suntuosa propiedad ubicada en Rondeau 3932, donde guardarían el dinero producto de la comercialización de drogas”.

El punto 7 agregaba que “todo esto y mucho más está siendo investigado desde agosto del año 2012, luego de la pertinente denuncia realizada por una autoridad nacional, por un juzgado federal que no tiene su asiento físico en la ciudad de Rosario, único modo de que las investigaciones puedan ser hechas con la debida confidencialidad y con jueces y fiscales comprometidos con el cumplimiento de sus funciones. La cobertura policial que se menciona más arriba tampoco puede perfeccionarse sin la impunidad garantizada por la justicia. La falta de mérito a Tognoli, ¡no apelada por la fiscal!, es el ejemplo más claro de lo dicho”, terminaba diciendo el apunte.

Muchos de los nombres y hechos nombrados en este informe del año 2012 volvieron a aparecer a finales de 2018 y principios de 2019.

Hasta el presente, ese juzgado federal que “no tiene su asiento físico en la ciudad de Rosario” no ha dicho nada sobre aquella supuesta investigación.

Tampoco hubo pedidos públicos por integrantes de los gobiernos nacionales, provinciales y municipales para que así ocurra.

La Argentina, inmersa en el capitalismo más despiadado y devenida en país narco por lo tanto, ahora asume que es plataforma del negocio multinacional del contrabando de armas, la otra arteria del corazón del perverso sistema.

Edición: 3898

Recién editado

Libros de APE