Por Alfredo Grande

Dedicado a Marcos Bazán y a todas las víctimas de causas armadas

(APe) Antes decía: unos años atrás. Ahora digo: unas décadas atrás…. A lo mejor la vejez es eso: pensar en décadas para atrás y en meses para adelante. Hace décadas me dijeron que cuando la policía quería llevarte, entraba a tu casa, tiraba un sobre de droga, lo encontraba y adentro. Te “plantaba” la evidencia. En esas décadas no se hablaba de “causas armadas”, pero lo eran.

Leer más...

Por Claudia Rafael y Silvana Melo

(APe).- Fue la naturaleza la que dijo aquí. Y la machi señaló el lugar que las raíces, las hojas y la savia le indicaron. Entonces la comunidad Lafken Winkul Mapu inició la toma de un territorio no ocupado. Entre el bosque de cohiues y el lago Mascardi, en la bella y desigual Bariloche. Ni el Estado ni los operadores inmobiliarios ni sus secuaces mediáticos comprendieron la importancia de la recuperación de una machi después del exterminio planificado de siglos.

Leer más...

(APe).- Vicente Zito Lema escribe que la peste señorea bajo los altos muros. Y lanza su denuncia apestada tras la muerte violenta de un invisible. Se llamó Jorge Marcheggiano y murió devorado por una jauría de perros en el parque del Hospital Borda en el que estaba internado. Quince días antes, el CELS había presentado una acción de amparo colectiva en la que se incluía la peligrosidad de las jaurías en esos predios. El gobierno de la ciudad, de la que depende el hospital, respondió que esas jaurías no existían.

Leer más...

Por Facundo Barrionuevo

(APe).- Cuando Alex le silbó a los galgos, el domingo por la mañana, no podía manejar la posibilidad de no volver a casa. Como cualquier domingo, en un contexto rural donde la cuarentena es otra cosa, Alex Juan y sus dos compañeros sin más armas que un par de perros, van en busca de unas liebres para la olla, pero también por un rato van jugar a ser libres entre los pastizales.

Leer más...

VILLA AZUL Y EL VIRUS EN EL CONURBANO


Por Claudia Rafael
Fotos: Franco Fafasuli

(APe).- El fantasma agazapado estalló finalmente en el corazón del sur conurbano de la provincia. De un lado y otro del acceso Sudeste que divide las villas Azul (Avellaneda) e Itatí (Quilmes) los vecinos hablan con APe y coinciden: “pedimos que se interviniera antes y no lo hicieron”. En Villa Itatí dice una de las referentes barriales que “nosotros queríamos cerrar la villa. Pero tener nosotros, desde las organizaciones, el control y no generar un estado militarizado. Dejar un único acceso y controlar entradas y salidas. No nos escucharon”. Desde Villa Azul, Dante Rodríguez –uno de los hacedores del comedor “Los chicos del Azul” desde hace siete años- cuenta que “ya el martes de la semana pasada teníamos 2 casos confirmados. Pedimos que actuaran. Que llevaran a los vecinos. Pero no intervinieron. El miércoles reclamamos testeos. El viernes insistimos. Se cortó el acceso Sudeste desde los dos barrios y el sábado aparecieron. Se hicieron los testeos y hubo 53 confirmados. Demasiado tarde”. Los números se multiplican por decenas con el correr de las horas.

Leer más...

Recién editado

Libros de APE