Por Claudia Rafael

(APe).- Adiós a Bombucha. 65 trabajadores quedan en la calle en tiempos en los que la calle es un espacio duro que no cobija. Bombucha cumplió 66 años y generaciones enteras jugaron al carnaval con esos globitos que terminaron imponiendo su nombre hasta reemplazar incluso al del producto. Los trabajadores –el 80 por ciento son mujeres- no cobran salarios, aguinaldos ni indemnizaciones y ocupan la planta en San Luis.

Leer más...

Por Silvana Melo
    (APe).- Pensar que las transnacionales y el corazón del modelo agroindustrial van a alimentar a la pobreza que fabricaron, es una pobre esperanza. Esa es la quimera en el país donde la convencionalidad política descubrió el hambre en tiempos de desolación sojera, dependencia feroz del agronegocio y el extractivismo brutal para subsistir, territorios vaciados de gente y de bosques, más de la mitad de los niños sometidos por la pobreza y condenados a una pésima alimentación por una industria que convierte el alimento en un negocio saqueado de soberanía. Hay que comer sólo lo que ellos imponen. El resto no está a mano. El resto está en la tierra. Hay que sembrarlo. Lucharlo. Cultivarlo. Pelearlo junto a la tierra. Hacerlo propio. En un espacio que debería ser el mosaico de ataque al hambre. Ataque genuino. No el de la donación del 1% de la producción de semillas transgénicas y agroquímicos de Syngenta. Ni de la manipulación de alimento plástico y azucarado que decida la Coordinadora de Industrias de la Alimentación (COPAL).

Leer más...

Por Carlos Del Frade

   (APe).- Mientras las cifras de la pobreza crecen como consecuencia de un saqueo planificado, sistemático y mantenido en el tiempo, en la Argentina crepuscular de finales de 2019, hay otros robos que reciben condena pero que tienen características especiales, tan especiales como humanas. Y quizás allí radica el secreto de su especialidad. Están cargados de muchas cuestiones humanas.

Leer más...

Por Silvana Melo

(APe).- Ofensores en trenes, les llaman. Un título casi religioso. El impulso del Ministerio de Seguridad etiquetó con este nombre casi eufemístico al sometimiento sistemático de exigirles documentos a los trabajadores, generalmente morenos, pobres, saqueados, portadores de rostro, carne de cámaras de reconocimiento facial con inexorables errores de sistema que siempre se equivoca con ellos. Arrinconados los trabajadores en el hacinamiento ferroviario que le regala cotidianamente el sistema, acosados ahora por el disciplinamiento securitario que busca re demostrar su rigor para los mismos siempre.

Leer más...

Por Alfredo Grande
(APe).- No poner las manos en el fuego, es uno de los refranes que el sentido común ha consagrado. Si es común, el sentido siempre será represor. Por la sencilla razón que lo más común es la hegemonía represora del mandato. Intuyo que si no pone las manos, otras partes del cuerpo menos. La producción de fuego, y la utilización del fuego para cocinar alimentos, ha sido uno de los más importantes saltos culturales de la humanidad incipiente. A pesar de lo que piensen las hordas fanatizadas del I Phone. Otro salto cualitativo fue la capacidad de juego, que implica la metáfora, el pasaje de lo real al como si de la fantasía. Homo Ludens que le dicen.

Leer más...

Recién editado

Libros de APE