Por Carlos Del Frade

(APe).- “El gaucho está comprometido con su tierra, casado con sus problemas y divorciado de sus riquezas”, escribió Roberto Fontanarrosa como agregado al poema “Martín Fierro”, cuyo autor, José Hernández, nació el 10 de noviembre de 1834 y por esa razón, dijeron desde una dictadura de los años treinta del siglo veinte, es el día de la tradición.

Leer más...

Por Claudia Rafael

(APe).- Rupercia tenía 13 años y tuvo un bebé de un kilo por una cesárea obligada. En términos estrictamente médicos, “cero” chance de sobrevida para cualquiera de los dos, cuando ella llegó después de un par de traslados al hospital donde la devoró la muerte.
Rupercia –a quien muchos hoy conocen como Agustina (por su segundo nombre)- fue una niña indígena. Pero es también el símbolo de toda una tragedia-tabú construida concienzudamente por el imperialismo económico y –como escribió el médico y nutriólogo brasileño Josué de Castro- fiscalizada “por aquellas minorías obcecadas por la ambición del lucro” y dirigida “en el sentido de sus exclusivos intereses financieros y no como fenómenos del más alto interés social para el bienestar de la colectividad”.

Leer más...

Por Alfredo Grande
     (APe).- Hace décadas atrás, quizá en otra encarnación, terminaba siempre mis charlas con este aforismo: “mientras Julio Jorge López no aparezca y Romina Tejerina siga presa, no me hablen de derechos humanos”. Por esas cosas de la vida, preferibles a esas cosas de la muerte, Página 12 publicó un texto mío: “Sus Ojos se Cerraron” donde hice referencia a que más allá de la segunda desaparición de Julio López, el mundo sigue andando. Y pensando en la tragedia de Romina Tejerina escribí: “La maculada concepción de Romina”. Texto del cual se hizo una versión teatralizada.

Leer más...

Por Silvana Melo
     (APe).- ¿Hay una pena sistémica impuesta para los niños? ¿Hay niños que se mueren de olvido, de calor y de asfixia en el huevito de un auto? ¿Qué vida, qué desesperaciones, qué desesperanzas, qué locura de supervivencia impulsa a un hombre a la ceguera de creer que dejó a su bebé en la guardería y en realidad no? ¿Qué piloto automático, qué botón programador activa el sistema desde el despertar para robotizar la vida y salir a buscar a la nena a la guardería y encontrarla en el auto ocho horas después, con la vida esfumada, como un vientito que se fue?

Leer más...

Por Silvana Melo


  (APe).- Pirañas les llaman a los pibes de 11, 12, 13 años que salen de los fondos de la ciudad brillante para robarles a los que paran el auto en los semáforos. A los que llevan la ventanilla baja, a los que miran su celular, a los que transitan en la comodidad de su inclusión en un sistema confeccionado para un ramillete de gente. Y no más. Les dicen pirañas porque son chiquitos y muerden. Porque salen en banda. El que le abrió la puerta del taxi en 9 de Julio y Tucumán a la periodista Sandra Borghi era uno de ellos. El que le puso un puño en las costillas. E intentó robarle lo que fuera. “Tuve miedo por mi vida”, “Era más chico que mis hijos”, “Hay que cambiar las leyes”. Más o menos la síntesis de la descarga de Borghi en todos los medios. En los que aparece cotidianamente y en todos los demás. Para desencadenar una reacción popular en el mismo rumbo: el de la cárcel, la muerte, la condena, la aniquilación de los espacios que intentan ocupar de prepo cada día. Los que les hubieran correspondido en otro mundo más equitativo. Los que les quitaron ya a sus padres y a los padres de sus padres y mañana a sus hijos, si es que sobreviven para la paternidad.

Leer más...

Recién editado

Libros de APE