Por Silvana Melo

   (APe).- ¿Quién se mete con los hijos de quienes militan con mis hijos no te metas? En uno de los barrios más pobres de Jujuy hay una escuela secundaria con poco menos de 200 alumnos. La mitad son mujeres. Tres de cada diez están embarazadas. Tienen entre 12 y 19 años. Son morenitas, viven en los confines, no están en ninguna agenda, se convierten en un número áspero cuando las embaraza el abuso intrafamiliar y las violaciones, todos crímenes de poder. Que lejos de replegarse, ese poder apuesta a la militancia desde abajo hacia arriba. Y desde arriba hacia abajo. Para encontrarse en el medio y obturar cualquier información que se escurra, que se filtre, que traspase las murallas atávicas y recurrentes. La información que libere, que salve, que permita una decisión de extrema libertad: ser madre o no serlo. Si un cuerpo ha sido profanado, si ha sido sometido por el poder y por la tortura avalada durante siglos por una determinación ciega e impune, ese cuerpo inhabilita la fábrica de amor y vida que le han impuesto como designio central.

Leer más...

Por Silvana Melo
    (APe).- Una tierra sometida a un paradigma en el que se matan cóndores, abejas y mariposas para producir alimentos, no es una buena tierra para nacer y crecer con buenos dientes, huesos fuertes y riñones eficaces. Ni para soñar, en cuerpo y alma, con transformar una vida hostil y emperrada. Los veintitrés cóndores muertos en los pies del sur del mundo se suman a los 19 de Jujuy y los 34 de Mendoza el año pasado. Todos cayeron atravesados por el carbofurano, un agrotóxico letal que fue prohibido por el Senasa hace pocos días. Y que seguirá siendo instrumento de muerte hasta que se acabe el stock, como el endosulfán que mató a Nicolás Arévalo (4 años) en 2011 en las tomateras de Lavalle, que fue prohibido en 2013 con la salvedad de que se podía seguir utilizando hasta que no hubiera más. El stock es palabra sagrada en las escrituras del capitalismo. Donde no está permitido perder una moneda ni alterar la divina rentabilidad.

Leer más...

Por Carlos del Frade

(APe).- -Con la democracia se come, con la democracia se cura, con la democracia se educa…-decía el doctor Raúl Ricardo Alfonsín treinta y cinco años atrás. El 30 de octubre, después de la noche carnívora del terrorismo de estado, 7.724.559 argentinas y argentinos lo convirtieron en presidente de los libres del sur, como todavía se canta en los versos del himno nacional.

Leer más...

Por Bernardo Penoucos

(APe).- Son las 2 de la tarde. El penal de Sierra Chica tiene el paisaje de siempre: en la guardia el grupo armado con perros hambrientos esperando la pelea de todos los días en algún pabellón de población, dentro de la Unidad los primeros detenidos que comienzan a circular para ir a trabajar, a estudiar o a conseguir algo para comer, fumar o charlar. Entramos los docentes y el penal se "pincha", es decir, entran los escopeteros porque hay pelea en uno de los patios, parece que son 5 contra cinco con facas y ponchos. Se escuchan los disparos. Uno, dos, tres, 4 y una seguidilla incontable que dura aproximadamente 15 minutos o más. Perdemos la cuenta y empezamos a dar clases.

Leer más...

Por Alfredo Grande
  (APe).- Un profesor de química del Nacional, hombre de derechas, bastante ocurrente, solía decir que los hombres (en esa lejana época las cuestiones de género eran invisibles) se dividían en dos categorías: anís o menta; bizcochuelo u hojaldre. Una simplificación, sin duda. Pero como escribió Cesar Bruto en su “Decálogo para lo niño”: en la sopa más repugnante siempre hay algo de nutritivo. Mi amigo Gregorio Baremblitt me trajo hace tiempo ya esta cita del talentoso humorista. O sea: ¿Qué podemos encontrar de nutritivo en esta sopa repugnante que es la sopa democrática que tenemos que tomar día tras día, hora tras hora?

Leer más...

Recién editado

Libros de APE