Por Silvana Melo

(APe).- A ella el rayo le partió la cabeza. Vivía en la calle y la tormenta la topó al mediodía, a orillas de la autopista Dellepiane, por Parque Avellaneda. Una parte del golpe eléctrico le incineró el brazo a él. Los dos tenían el corazón detenido cuando la ambulancia vino y los levantó. Ella murió en el viaje. Y restó de prepo una ignota vida suburbial. Uno menos de los más de cuatro mil destechados de la ciudad de oro.

Leer más...

Por Claudia Rafael

(APe).- Lara tiene tres o cuatro años menos que Thelma Fardín. Tal vez ayer en la tarde se sentó frente a la tele y miró a esas decenas de mujeres famosas, de las que usualmente pueblan las pantallas grandes o chicas, diciendo a coro “mirá cómo nos ponemos”. Quizás se vio en el espejo de esa piba bonita que hacía de la “popular” Josefina en la tira “Patito feo”. Pero Lara no es Thelma ni lo será jamás. No tuvo un colectivo de pares que estiraran los brazos para cobijarla. Ni lo habría hoy ocho o nueve años después de aquellos abusos sexuales sistémicos que la atrapaban entre telarañas dentro de las cuatro paredes de su casucha. El que le decía “mirá cómo me ponés” o ni siquiera eso, no era el protagonista de una telenovela de enorme rating sino ese hombre entrado en carnes, que olía a alcohol y pasaba demasiado tiempo dentro de la casa. Ese hombre del que lleva su sangre y sus genes. Y el Estado cada dos por tres, cuando intuía que las cosas se ponían difíciles, la arrancaba de la casita y la “protegía” temporalmente en el instituto para pibas en la ciudad. Pero después, la regresaba a la trampa feroz.

Leer más...

Por Silvana Melo
     (APe).- “¡Mariana, saltá!” gritó Virginia apretando en sus brazos a su niño de cuatro años. Las llamas hicieron imposible que ella entrara a sacarla. Mariana tenía 11 años y no pudo saltar. Murió entre las máquinas de coser del taller donde trabajaba su madre. Entre carreteles y blusas hilvanadas Mariana no saltó. Y fue otro nombre en la lista engordada con infancias que la industria textil guarda en su desván. Una lista de muertes de la clandestinidad, de la trata, de la explotación, del sojuzgamiento de niños y mujeres, de tantos que llegan de Bolivia para hacerse una vida mejor. Y terminan cautivos y hacinados. Esclavos de un sistema glamoroso en grandes marcas. Que se construye con carne morena, sangre invisible y multitud de nadas cuyas vidas y muertes cuestan lo mismo. Es decir, menos que la bala, que la llama, que la aguja que los mata.

Leer más...

Por Carlos Del Frade

(APe).- Después del petróleo, las armas son el segundo negocio más rentable del capitalismo. Por eso la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, alentó la posibilidad de armas para todos. El gobierno nacional no quiere discutir la realidad, ni siquiera la que favorece su propia imagen. Las cifras del Ministerio de Seguridad de la Nación demuestran que se redujeron los hechos delictivos y los homicidios. En 2015 hubo 1.568.084 hechos delictivos en el país. En 2017, 1.493.733. Y se registraron 4.954 homicidios en 2014 y fueron 3.562 en 2017.

Leer más...

Por Alfredo Grande

   (APe).- León Tolstoi escribió una de las novelas más importantes de la historia: "La guerra y la paz". A fines de 1869 la obra entera quedó impresa y en 2009 formó parte de la lista de los 100 Libros Más Vendidos. Es una de las obras cumbres de la literatura rusa y sin lugar a dudas de la literatura universal. En ella, Tolstoi quiso narrar las vicisitudes de numerosos personajes de todo tipo y la condición a lo largo de unos cincuenta años de la historia rusa, desde las guerras napoleónicas hasta más allá de mediados del siglo XIX. La antinomia “guerra / paz” no es tan excluyente como parece. No es La Guerra o La Paz. Es la guerra y la paz. O sea: guerra y paz pueden coexistir, y quizá la segunda apenas sea la piel de cordero de la primera.

Leer más...

Recién editado

Libros de APE