Por Silvana Melo

(APe).- El capitalismo vende la cordura en sus góndolas como valor torrencial. Los locos son periféricos. A-normales, simplemente porque subvierten las normas. La normalidad es este transcurso estructurado donde se concentra la riqueza descaradamente, sin disfraces. Mientras del lado de la locura, es decir del descarte, del borde, de la vida lejana y suburbial, quedan los niños (seis de cada diez en la pobreza, casi dos millones con hambre) y los viejos: a fin de año se le devaluará la mínima en trece puntos y el engranaje de la cordura perfecta ya piensa nuevas vejaciones para aplicar en un espectro poblacional con la vida extendida pero en deterioro, enfermos no redituables, dilapidadores de un sistema de salud ahora destituido. Reducido a salita cuando fue hospital.

Leer más...

Ismael, Fabián Tomasi, María Soledad y Rosalía Jara

Por Carlos Del Frade

(APe).- -Las armas caseras no dejan huellas en los proyectiles ni en los cascos y hemos secuestrado muchas ‘tumberas’ tras el intento de saqueo, pero no se puede determinar de cuál provino el disparo que mató a Ismael mediante el análisis del elemento que se le extrajo al niño – dijo el fiscal Marcelo Soto que investiga el asesinato de Ismael Ramírez, de solamente trece años, en Roque Sáenz Peña, cuando junto a su hermano miraban cómo le negaban a la gente la comida que le habían prometido. No era ningún saqueo, aunque el fiscal diga otra cosa. Pero es necesario reparar en parte de su frase: “las armas caseras no dejan huellas”.

Leer más...

Por Alfredo Grande

(APe).- Creo que me falta plantar un árbol. Y seguramente muchas cosas más también. Escribir es el exorcismo con el cual pretendemos desalojar los demonios que nos habitan. Si “el peso de las ggeneraciones muertas oprime como una pesadilla el cerebro de los vivos”, parafraseando a Carlos Marx diré que el peso de nuestros mandatos oprime como una terrible pesadilla nuestros deseos más vivos. Cuando hablo de cultura represora, quizá apenas sea otra forma de hablar de Estado.

Leer más...

Por Claudia Rafael

(APe).- La terquedad de los indigentes hace que vuelvan una, dos, diez veces al veredón bajo la autopista 25 de Mayo que irrumpe en el corazón político y financiero de la Argentina: Buenos Aires. En cada una de las calles que la atraviesan subterráneamente y, también, a metros de Plaza Constitución y de los estudios de Canal 13. Los echan y vuelven. Les instalan arquitectura disuasoria y buscan otro rincón. Los corren y regresan.

Leer más...

Por Silvana Melo

(APe).- Feliz día, Ismael. Ahora que dejaste de ser anónimo a partir del día de tu sacrificio. Feliz día del niño, en esa foto donde tu maestra ratifica tu infancia de trece, tu niñez morena y confinada a los fondos de esta vida. Anónima y olvidada. Hasta que te mataron. Y fuiste una foto trucada en manos de la inquisición social, fuiste el chivo expiatorio colgado de los muros de las redes, con el fuego a los pies para que cada uno aportara sus chispas, sus brasas, su llama de odio visceral. Para depositarla en un cuerpo y sentirse más liviano a la hora de la cena.

Leer más...

Libros de APE