Por Carlos Del Frade

(APe).- El pesebre todavía está presente en muchas casas de la Argentina. Animales perdidos que, por esos misterios insondables de los huecos en cada vivienda, reaparecen para el armado del arbolito que dura desde el 8 de diciembre al 6 de enero, la llegada de los supuestos reyes magos. Debajo del arbolito, el pesebre es, en realidad, un establo, un lugar para bestias, no apto para chicas y chicos.

Leer más...

Por Alfredo Grande

(APe).- En diciembre de 2005, a tres días de la masacre de Cromañón, publiqué en la revista La Tecla Ñ digital un escrito titulado: “El ciudadano presunto”. Me refería a una disposición por la cual a menos que en forma explícita se dijera que una persona no era donante, quedaba incorporada al banco de datos para eventuales trasplantes. “¿No seremos todos trasplantados, habiendo otorgado gracias al repugnante poder de las mayorías silenciosas, los órganos vitales de nuestra vida? Quizá, en vez de privatizaciones podríamos hablar de trasplantes menemistas. En vez de terrorismo de estado, podríamos hablar de trasplantes fascistas. Porque en primera instancia, todos los genocidios son posibles porque las mayorías, las honestas medianías al decir de Freud, no saben, no entienden, no se enteran, no escuchan. Y ya sabemos que ojos que no ven, trasplantado que no siente”.

Leer más...

Por Facundo Barrionuevo

(APe).- Siempre me llamaron la atención esos pesebres de plástico con colores chirriantes, animalitos de granja y pastito de utilería. El José occidentaloide de cuello torcido con bastón de pastor y la María contemplativa, siempre arrodillada (no va a ser cosa que -por más elegida de Dios que fuera- estuviera en el mismo plano que el varón).

Leer más...

Por Bernardo Penoucos

(APe).- Hace rato que no importa el dato, la observación concreta de lo real, el movimiento claro de una cuestión social que se profundiza en su crisis y se manifiesta en su esencia. Los tiempos de la pos verdad son eso: no hay verdad posible desde ningún lado, no importan los argumentos y el proceso creativo del pensamiento sino que valen los artilugios, el lenguaje técnico inalcanzable, los 5 segundos de fama en el programa de moda, la puesta en escena de un pensamiento binario que nos encierra, nos comprime y nos deja sin oxigeno ante el intento de posicionarnos desde otro espacio posible que logre trascender lo instituido.

Leer más...

(APe).- Esta frase fue ideada por Alberto Morlachetti hace unos quince años. Parece escrita hoy...

"Es posible soñar otro tiempo,
el tiempo del trabajo,
de los salarios dignos,
donde ser jubilado
sea una bendición,
y ser niño un privilegio.
No estamos lejos,
ni cerca de ese futuro,
estamos en el tiempo exacto
para diseñar la tierra
y el cielo que queremos"

Libros de APE