Padre, dejad de llorar que nos han declarado la guerra.
Joan Manuel Serrat

Por Laura Taffetani

(APe).- Millones de niños y niñas en nuestro país han ido naciendo a través de cuatro generaciones de seres humanos expulsados del paraíso capitalista que el neoliberalismo ha edificado sólidamente, conformando una de las catástrofes éticas y políticas más profundas de la historia de nuestro país. En los pasillos de los asentamientos o villas, donde cobra cuerpo el verdadero infierno por donde deambulan y sobreviven nuestros pibes, han debido buscar muy tempranamente el modo de transitar su primera infancia sin un vínculo que pueda seducirlos para la vida. Desde ese contexto de infamias se puede empezar a hablar del Polaquito.

Leer más...

Por Sergio Alvez

(Ape).- El médico Hugo Gómez Demaio apuntó muy tempranamente a las consecuencias de los agrotóxicos en el crecimiento de los niños: investigaba el tema desde 1987, alarmado por la gran cantidad de nacimientos en Misiones de niños con mielomeningoceles, una falla en el cierre del tubo neural que el médico explicaba de esta forma: “Es una enfermedad que produce parálisis de miembros inferiores, incontinencia urinaria y anal, entre otras complicaciones que requieren rehabilitación y un promedio de entre ocho, 10 o hasta 20 operaciones”. Su investigación permitió comprobar que en la zona estudiada nlos recién nacidos eran hijos de familias dedicadas al cultivo del tabaco, donde se utiliza gran cantidad de agrotóxicos.

Leer más...

Por Claudia Rafael

(APe).- Es el poder concentrado. El del hombre frente a la nena. El del policía porteño, robocop estatal con una nueve milímetros como extensión de su cuerpo. El del macho bravío ante la niña. El del hábil manipulador que contacta a una chiquilla por una red social y le hace sentir lo que él cree que ella desea sentir. El del escolta firme y armado en la Escuela de Suboficiales de la Policía Federal “Enrique O´Gorman” que posa en las fotos de la misma red que utilizó para seducir con los brazos extendidos y el arma con que el Estado lo va formateando para matar. El de Orlando Adrián Sánchez sobre Elizabeth Giuliana Anabella Solís Álvarez, de apenas 13 años. Del Barrio Santa Catalina de la chaqueña resistencia. Zona de casas simples, donde el barro anida cuando la lluvia se despliega. Donde pocos resisten a pesar del nombre prometedor de la capital provincial.

Leer más...

Por Carlos Del Frade

(APe).- -Ese es un indio de porquería, un negro más– escuchaba Ester. Lo decían por su hermano, Antonio, integrante del pueblo mocoví de la localidad de Recreo a muy pocos kilómetros de la ciudad capital del segundo estado de la Argentina, Santa Fe. Una y otra vez escuchaba esa feroz marca de racismo. Entonces el hombre que iba a decidir si le daba unos pocos pesos, le preguntó a ella:

Leer más...

Por Silvana Melo

(APe).- Ante el packaging vistoso de las Twistos hay que recordarlo. Ese sabor crocante está atravesado por el dolor y la injusticia. Cuando tienten los chips de chocolate de las Toddys, no hay que olvidar: están contaminados por violencia y gas pimienta. Por golpes y represión, palabra que parece vedada en los grandes medios. Prohibida. Reemplazada por “choques” o “incidentes”. De manera que se institucionalice una nueva teoría binaria, bidemoníaca: un trabajador despedido, con poca comida, en crisis, dentro de la fábrica que lo exilió es igual de peligroso que 600 gendarmes y policías bonaerenses con cascos, escudos, palos, balas de goma y gas pimienta.

Leer más...

Libros de APE