Por Eduardo Galeano

       (APe).- Se busca
Se llama Jesús.
Lo llaman Mesías.
No tiene oficio ni residencia.
Dice ser hijo de Dios, y también dice que bajó del Cielo para incendiar el
mundo.
Forajido del desierto, anda alborotando aldeas.
Lo siguen maleantes, malhechores, malvivientes.
Promete el Paraíso a los miserables, a los esclavos, a los locos, a los
borrachos y a las prostitutas.
Engaña al populacho sanando leprosos, multiplicando panes y peces y
haciendo otras magias y hechicerías.
No respeta la autoridad romana ni la tradición judía.
Ha vivido siempre fuera de la ley.
Lleva treinta y tres años huyendo de la sentencia de muerte que recibió al
nacer.
La cruz lo espera.

Foto: Claudia Rafael

Recién editado

 

 

Libros de APE