Por Angel Fichera

(APe).- Debemos reconocer que somos históricamente lentos. O legendariamente lentos para salir de casa. Cuando recién ingresamos al baño bostezando, ya los esclavos de Egipto han construido la última de sus pirámides. Cuando todavía no hemos terminado de cepillar nuestros dientes, los musulmanes lograron conquistar gran parte del mundo cristiano y llegado a España. Aún seguimos revolviendo cajones y bolsillos en procura de las llaves, cuando la inquisición ya ha rostizado en la hoguera a todo hereje que se precie de astrónomo, bruja o alquimista.

Leer más...

Por Silvana Melo

(APe).- Mientras la escuela ya dejó, hace tiempo, de buscar la llave para desactivar la fatalidad y el desencanto, la mitad de los maestros de la provincia de Buenos Aires gana menos de 3 mil pesos. Un dato frío, despojado, objetivo, que coloca a la escuela en el polvoriento camino de las disputas. En las que pierde brillo y lentejuelas. Y suma a sus trabajadores a los ocho millones (la mitad de los 16 millones de ocupados del país) que intenta sobrevivir cada mes con menos de 3 mil pesos en el casillero de las retribuciones.

Leer más...

Por Carlos del Frade

(APe).- Las madres y las maestras de las víctimas del narcotráfico de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, denuncian –desde hace años- la dimensión del negocio que convierte a sus hijos y alumnos en consumidores consumidos, matados y matadores sin sentido. Es un dato del presente. De un tiempo que tiene, sin embargo, una larga historia de silencios, complicidades e impunidades.

Leer más...

Por Angel Fichera

(APe).- Hasta hace un corto lapso de tiempo yo vivía en la ignorancia más abyecta. Pero tocado por fuerzas que aún desconozco, o de las cuales tengo apenas una leve sospecha, he adquirido el conocimiento de frases como corto lapso de tiempo, o ignorancia más abyecta, o leve sospecha. En cuestión de días, me atiborré de palabras cuyo significado también desconozco, aunque atraviesen mis cuerdas vocales con la precisión de misiles teledirigidos y resuenen en mis labios de manera inconsciente, como si fuesen el estribillo de una canción pegadiza.

Leer más...

Por Paco Urondo

(APe).- …En el revuelo, debajo de los primeros terrones,

vengo a ofrecer la inutilidad

de mi derrota, abrir el desquite,

sobre la muerte (esa pre-dicción, gritar)

una victoria abierta como el pasado que vendrá

Leer más...

Recién editado

Libros de APE