Por Alfredo Grande

 

(APe).- Como los ventiladores de techo, todo vuelve. Lamentablemente, algunos regresos son sin demasiada gloria y potencialmente peligrosos. Recordemos la Teoría de los dos Demonios. Escribí alguna vez que en esa “teoría” había dos demonios: el terrorismo de Estado y la propia teoría. El enemigo puede triunfar de dos maneras. La primera cuando nos derrota. La segunda, cuando lo vencemos con sus mismas armas, especialmente sus armas culturales y políticas.

Leer más...

Por Claudia Rafael

(APe).- Facundo Goñi es “la mala vida”. Limpiavidrios, de piel esculpida por viejas oscuridades, de figura magra y tatuada, es el fenotipo del marginado en una sociedad que estableció con notorio énfasis una línea feroz que divide entre nosotros y los otros. Pero Facundo Goñi también es hoy, lo que el defensor general de La Plata, Omar Ozafrain definió como “causa paradigmática de cómo a veces los procedimientos policiales conducen a la incriminación de inocentes”. De modo tan escandaloso, que la misma fiscal Graciela Riveros concluyó que “los funcionarios policiales actuaron con exceso de sus facultades al no encontrarse en una situación de flagrancia y tampoco entiendo que han justificado debidamente el estado de sospechas hacía Goñi. Procedieron igualmente a la requisa de un individuo sin orden judicial”.

Leer más...

Por Pedro Moldez

“Si sabes cuantas armas tienes,
no tienes las suficientes”.

(APe).- A horas de la masacre de Connecticut, los Gendarmes de las Noticias ya nos afirmaban que Adam Lanza, de 20 años, era un joven brillante pero antisocial, que padecía un trastorno cercano al autismo, conocido como síndrome de Asperger.
Su padre, un ejecutivo de General Electric, se había divorciado de su madre, Nancy Lanza, que lo cuidaba mucho y había sido maestra en la misma escuela donde sucedió la tragedia.
Sobre Nancy se supo además que era una ávida coleccionista de armas y que a menudo iba a practicar tiro con sus hijos, según reveló Dan Holmes, un decorador que trabajó durante un breve tiempo en aquella casa del acomodado barrio de Newtown.

Leer más...

Por Carlos del Frade

(APe).- Según la Fundación La Alameda hoy existen en la geografía nacional nada menos que 8 mil prostíbulos y casi 65 mil esclavas sexuales, la mayoría de ellas menores de dieciocho años. Una realidad que solamente es posible por la convivencia entre mafias provinciales y nacionales que tienen acuerdos históricos con distintos nichos estatales que permiten la vigencia de esas cajas negras, su reciclaje y la permanente burla a los ideales planteados en la asamblea originaria. Redes de traficantes que facturan y acumulan dinero para delincuentes de guante blanco en cada punto del mapa enorme de la Argentina.

Leer más...


Por Alfredo Grande

 “no hay impunidad porque no se castiga el delito, sino que no se castiga el delito porque hay impunidad” 

(aforismo implicado)

(APe).- Los últimos días de marzo de este año escribí Trata de Estado. Trabajo que estuve reenviando con el lacónico comentario: lamentable actualidad. En ese trabajo, publicado en esta misma Agencia de Noticias, intentaba analizar a la Trata como una complejidad que sólo es posible con la cobarde complicidad de algunos de los numerosos aparatos ideológicos y no tan ideológicos del Estado. Es decir: cualquiera puede robar una rueda de un auto. Digo: cualquiera que robe ruedas. Pero tener desarmaderos de autos para vender piezas robadas necesita varias complicidades. La Trata es una Industria que fabrica una forma bizarra de la sexualidad.

Leer más...

Recién editado

Libros de APE