Por Silvana Melo

(APe).- La sala era enorme. Ruidosa. Ella no entendía qué pasaba. Por qué estaba ahí. Había carteles que ella no podía leer. Voces fuertes. Una especie de mostrador alto con hombres de traje atrás. Y mucha, mucha gente. Ella no entiende las palabras del Código. Ella sólo sabe que hace un año y medio que está presa, que le arrancaron del pecho a su bebé de tres meses, que la acusan de abandono doblemente agravado a su niña de tres años, que no vio más a sus once hijos vivos, que todavía siente en sus brazos el peso del cuerpito duro, muerto de desnutrición a la vera de la ruta donde nadie paró para llevarla al hospital, donde ella “con las manos” hizo un pocito y la enterró, porque qué sentido tenía volver al rancho otra vez con Carolina muerta, si no había podido llegar al Hospital con ella viva, al Hospital que está a 25 kilómetros de su casa donde no llega nada. Ni la vida ni el socorro ni el Estado. Que sí llegó para ponerla presa porque es tan feroz, María Ovando, que hubo que dictarle prisión preventiva porque se podía fugar. Cargando niños al hombro, los brazos destruidos por picar piedras y las piernas ulceradas por la tarefa, se iba a fugar María Ovando.

Leer más...

Por Carlos del Frade

(APe).- -Yo te puedo decir que en Puerto Madero hay un hotel –un hotel, no un prostíbulo- que reparte tarjetas vip y tienen chiquitos en exposición. Me lo confirmaron policías que están en esto. Y aquí en Corrientes para custodiar los locales donde prostituyen menores, los policías cobran 8 mil pesos por fin de semana – dijo la hermana Martha Pelloni.

La denuncia trae ecos de principios del siglo veinte.

Leer más...

Por Pedro Moldez

(APe).- Los soles que pintaba Marita Verón eran cuadrados, triangulares, a veces redondos, violetas, o verdes, o rojos... Casi nunca un círculo perfecto y amarillo patito sobre el cielo celeste y blanco de la patria. De esa patria prehistórica, de escuela almidonada y marmórea que solía exigir que los soles siempre fuesen «normales»: perfectamente redondos y amarillos.

Leer más...

Por Alfredo Grande


“El problema no es que hay funcionarios que no le entran las balas. El problema es que no le entran las palabras”
(aforismo implicado)

"Por la vía de la criminalización de la protesta, emprendió el diputado Carlos Kunkel, al conjeturar que los protagonistas del 8N habrían incurrido en el delito de sedición. Sorprendido, su entrevistador quiso saber en qué basaba tamaña afirmación. Y Kunkel contestó: “No lo digo yo. Lo dice la Constitución. El pueblo no delibera ni gobierna sino por medio de sus representantes”. (Susana Viau, Clarín, 10 de noviembre de 2012).

Leer más...

Por Claudia Rafael

(APe).- No le hacían falta grandes estrategias. Sólo se trataba de mirar. Ese hábito maldito que conduce los ojos exactamente hacia los manjares prohibidos. Carnes, quesos, fiambres. Allí donde la leche y el yogur abundan. En las góndolas de la exuberancia. Donde los colores estallan como arcoiris. Héctor Gerbasi se llama él. Era invierno aquel día, en tiempos en que el frío cala los huesos y las esperanzas. Y la calle es ese universo abierto e ilimitado que no abriga. Donde no hay techo ni mesa. Y menos aún una vida organizada por el silbato de entrada a una fábrica.

Leer más...

Recién editado

Libros de APE