Por Claudia Rafael

(APe).- Intentaba malabáricamente arrojar las tres ajadas pelotitas al aire. Apenas sus ojos café alcanzaban a asomar de la trompa del auto. El semáforo le daría pocos segundos. Dos pases, nomás. Dos pases y una de las tres pelotitas asoma triunfal para luego caer estrepitosamente en el asfalto cansado. La soledad de la noche lo ubicaba protagónico sobre la 9 de julio con el estandarte de su arte torpe entre los dedos. Las once de la noche, las doce ¿qué importa? El país no pensó en él ni lo hará. Sus ojos café están acostumbrados a la mirada tierna de dejo lastimoso y lo estarán todavía por un manojo de años. ¿Hasta los 10, quizás? Tal vez no tanto. Después sólo despertará miedos.

Leer más...

Por Carlos Del Frade

(APe).- En la Europa de la edad media, cuando los muros de los castillos comenzaban a desplomarse y los señores feudales ya no sabían cómo justificar tanta concentración de riquezas, tierras, conocimiento y salud en sus manos, la culpa de la miseria era de los miserables.

Leer más...

Por Alfredo Grande 

Si el pueblo nunca se equivoca estamos en el buen camino. Si a veces se equivoca, también. Sólo estamos en el mal camino cuando el pueblo no acepta a las minorías que quieren acertar de otras maneras
(aforismo implicado)

 (APe).-En mis libros acostumbro a escribir un prólogo con el título de “Introducción penetrante”. Implica el intento de atravesar lo convencional para poder evidenciar lo fundante. Es un acto de conocimiento subversivo, en tanto que no acepta que la verdad y la apariencia de la verdad sean lo mismo. Penetrar es algo más que un gesto: es un acto donde se intenta llegar hasta el núcleo del sentido. Esta penetración implica debate, implica disenso, implica que otras formas de penetrar son posibles. Y también implica que el penetrado no está ajeno a esta búsqueda de verdades verdaderas.

Leer más...

Por Claudia Rafael

(APe).- “La policía a veces tiene que actuar fuera de la ley”, solía decir Luis Abelardo Patti, condenado a perpetua por delitos de lesa humanidad. “Hay ciertas manzanas podridas dentro del cajón”, pontificaba el ex jefe departamental de Azul, Luis Rubini que tenía particular afición por definir como “pillerías” algún crimen en el que aparecía un policía imputado. “Al ser los basureros de la sociedad, a veces nos manchamos con basura”, inmortalizó el ex jefe de la mejor policía del mundo Pedro Klodczyck. La misma que poco después, tras el crimen del fotógrafo José Luis Cabezas pasó mágicamente a ser reconocida como la “maldita policía”. “Hay excesos en el personal policial.  Lo fusilo yo por la espalda al policía que llegue a hacer una cosa de ésas”, advirtió el ex jefe de la bonaerense de Ruckauf, Eduardo Raúl Martínez.

Leer más...

Por Silvana Melo 

(APe).- “Muchas veces los dirigentes se desesperan leyendo los diarios o mirando los canales de televisión, yo les recomendaría mirar los ojos de los argentinos”. Mirar los rincones olvidados. El arrabal del mundo que está a la vuelta de la esquina, en la vereda de enfrente de Puerto Madero. En la contracara del Sheraton. Mirada hacia el norte, en las techumbres de paja. En las comunidades originarias, arrinconadas y devastadas por la desnutrición y la tuberculosis.

Leer más...

Recién editado

Libros de APE