Por Alfredo Grande

(APe).- La profecía fundadora de la recuperación de la democracia fue..¿hace falta decirlo? que con la democracia se comía, se educaba, se curaba. El pudor republicano del que fuera posteriormente nominado como padre de la democracia, omitió incluir que también se robaba, asesinaba, destrozaba. Por lo tanto se sostuvo una polaridad excluyente y maniquea que consistía en el imperativo categórico y político: “democracia o dictadura”. Suponer en esa primavera del 83 que la dictadura podía prolongarse en la democracia, era considerado golpista (el significante destituyente no estaba acuñado aún).

Por Alfredo Grande 

 

 

“algunos llevan agua para su molino; otros le quitan el agua al molino ajeno”

“en una cultura no represora, habiendo ascensor el propietario no se hace responsable del uso de la escalera”.
(aforismos implicados)


“Enriquecimiento ilícito de Jaime: está en manos de Oyarbide. El fiscal Rívolo trata de establecer, sobre la base de los archivos de las computadoras, si un Lear Jet valuado en 4 millones de dólares que el ex funcionario usaba como suyo fue adquirido por tres empresarios para Jaime. También hay evidencias de que Vázquez negoció con una empresa brasileña la compra de un yate valuado en 1,5 millones de dólares. Dádivas recibidas por Jaime: el juez Bonadio recibió una copia de los mails porque está a punto de elevar a juicio oral a Jaime por recibir dádivas, pues viajó gratuitamente en vuelos privados pagados por empresas a las que debía controlar. Los 20.000 correos, fotos, facturas y documentos que ya revelaron detalles vinculados con la recaudación de fondos para la campaña kirchnerista y negocios ferroviarios y aeronáuticos con empresas de diversos países serán clasificados para dar origen a nuevos expedientes. Con un detalle de alto impacto político: no se analizarán sólo las conductas de Vázquez y de Jaime, sino también las de todos los funcionarios que firmaron contratos.
LA NACIÓN. Domingo 5 de diciembre de 2010 “


(APe).- La profecía fundadora de la recuperación de la democracia fue..¿hace falta decirlo? que con la democracia se comía, se educaba, se curaba. El pudor republicano del que fuera posteriormente nominado como padre de la democracia, omitió incluir que también se robaba, asesinaba, destrozaba. Por lo tanto se sostuvo una polaridad excluyente y maniquea que consistía en el imperativo categórico y político: “democracia o dictadura”. Suponer en esa primavera del 83 que la dictadura podía prolongarse en la democracia, era considerado golpista (el significante destituyente no estaba acuñado aún). Los que repudiamos el Felices Pascuas y el pacto Menem -Alsogaray, todavía recordamos las escupidas recibidas por muchos y algunas muchas que hoy son implacables con los gobiernos de todos los antecesores K. Mas allá o menos acá de las palabras, lo democrático que no es lo mismo que la democracia, y que incluso a veces coincide, tiene un erotismo asociado con el inmenso placer que brinda la lucha contra todas las formas de opresión. Un ejemplo histórico fue la Unión Democrática que no pudo impedir que lo democrático quedara ligado a la propuesta política de Juan Domingo Perón. Varias décadas después tampoco lo consigue, y la gestión de la Alianza no fue por cierto favorable a ese intento. Por lo tanto el intento de unir la democracia con lo democrático es similar al intento de unión entre matrimonio y pareja. Sabemos que aunque ésta haya emigrado a otros espacios, el matrimonio muchas veces sigue. A pesar de las opciones que ofrece el divorcio. La pregunta es: ¿si lo democrático emigra tiene sentido sostener la democracia? Se me ocurren tres respuestas: SI / NO / DEPENDE DE QUIEN GOBIERNE. No es poca cosa notar que todos los golpes de estado, (que es la situación en la cual el estado entra de golpe en toda nuestra vida,) hayan tenido el discurso justificatorio de la pérdida de lo democrático y la inevitable necesidad de suspender la democracia para recuperarlo. Voy a decirlo claramente: si Néstor Kirchner recuperó el erotismo de la democracia, en la actualidad ese erotismo ha sido arrasado. Nos queda la pornografía de los negociados, robos calificados agravados por el vínculo, abuso de todas las autoridades, enriquecimiento ilícito y cobarde, etc. Como seguro se habrá notado, considero la palabra corrupción como una estrategia encubridora de la cultura represora. Lo mismo que la palabra inseguridad. Es encubridor en tanto no se corrompe algo puro, sino que se evidencia en el andar la podredumbre que estaba disimulada con los perfumes que emanan de las urnas eleccionarias. No creo que el poder corrompa. Lo corrompido, corrompido está y por eso busca mas poder para amplificar el área de cobertura. Como la medicina prepaga, que tiene mucho de prepaga y poco de medicina. Esta es también una democracia pre paga: se paga primero y se cobra después. Y de paso, también se mata. De Formosa a Villa Soldati, pasando por el Puente Pueyrredón, Ingeniero Budge, la discoteca República de Cromagnon, la profecía alfonsinista ha sido una y otra vez desmentida. Nos cansamos de preguntar por Julio Jorge Lopez y quizá nos cansaremos de preguntar por Luciano Arruga. Desde ya, los que preferimos lo democrático a la democracia, poco nos importa los agravios por sostener nuestro derecho a pensar. Sin pensamiento crítico la democracia vaciada de lo democrático, pasa a ser una corporación de poderes, un mínimo de tres, y un máximo solo acotado por las utopías mafiosas que tienen su propio horizonte. ¿Para que les sirve la utopía? preguntaría parafraseando a Galeano. Para afanar. Siguen robando para diferentes coronas, incluso las propias. Y en esa planificación sistemática del robo, el erotismo del placer y la sensualidad del poder es desvastado. La pornografía democrática en su desmesura grotesca y patética permite el pasaje del ejercicio del poder a la tenencia de los privilegios. Y no solo jubilatorios. La Asamblea del año XIII debería ser revisitada, ya que 200 años después, las clases dirigentes han degradado a castas gerenciales. Algunos llaman a esto, quizá en forma benévola, la caja. Que cada vez que abre nos recuerda a la de Pandora. Pero la memoria de los robos calificados que en nuestra democracia han sido, tiene el beneficio de variadas formas de alzehimer político. Y nos permite comprobar, con amargura pero también con la sana rabia de la rebeldía, que la dictadura que todavía no pudimos vencer es la dictadura del capital. Y de todos los crímenes cometidos en su nombre. Y no hay seriedad de ningún capitalismo que nos obligue a olvidarlo.


Edición: 1913

Recién editado

Libros de APE