Por APe

El tiempo nos trae el año 2011, con los ojos cansados de otros años. Es tiempo de apurar las calles, brindemos por eso, y decir una y otra vez con ternura venceremos

Por Alfredo Grande

 

“en una cultura no represora, el orden de los factores siempre altera el producto”

(Aforismo implicado)


“Más temprano, Aníbal Fernández insistió con que punteros del ex presidente estuvieron detrás de los disturbios, el bonaerense apeló a la ironía para tomar distancia de las acusaciones de la Casa Rosada respecto de que el fue quien "apadrinó" los últimos episodios de violencia."No creo en las casualidades, creo en las causalidades", planteó el jefe de Gabinete en declaraciones a radio Mitre. "Yo digo que todo está armado, provocado. Hay dirigentes de mi partido que están detrás de este tema, punteros reconocidos, hay partidos como el PO y otros trotskistas que son funcionales. Lo que estoy notando es que las actitudes del Partido Obrero terminan siendo funcionales a Eduardo Duhalde. El PO parece el Partido Obrero duhaldista", arremetió. El ataque contra el PO no terminó allí. El partido fue señalado en las últimas horas por el Gobierno como parte de un complot contra la administración de Cristina Kirchner, del que también acusó a Duhalde y a algunos medios de comunicación. "De hecho, hay dos personas del Partido Obrero detenidas", apuntó Fernández en alusión a los militantes apresados ayer. "El PO juega con determinadas acciones que son solamente motivadas por determinados punteros ligados a Duhalde", completó Fernández. La nacion.com.29/12/10”

Leer más...

Por Oscar Taffetani

(APe).- “Puse el corazón en Dios y salté. Una desagradable impresión de espinas me reveló que había saltado el obstáculo; pero ¡oh dolor! en el trayecto se me había caído la sandía, que yacía entre las aguas cenagosas del foso. Me detuve y observé a mi vasco: ¿daría el salto? Lo deseaba, en la seguridad de que iría a hacer compañia a la sandía. Pero aquel hombre terrible meditó, y plantándose del otro lado de la zanja, apoyado en su tridente, empezó a injuriarme (…) sólo recuerdo que en el momento en que tomaba un cascote, sin duda para darle un destino contrario a los intereses positivos de mi vasco, vi a mis dos compañeros correr en dirección a las casas y al vasco de los melones despuntar por el vado y dirigirse a mí. (…) Eran las tres y media de la tarde y el sol de enero partía la tierra sedienta e inflamada cuando con la cara incandescente, los ojos saltados, sin gorra, las manos ensangrentadas por los zarzales hostiles, saltamos por la ventana del dormitorio”.

Leer más...

Por Claudia Rafael

(APe).- La mesa es tan larga que las risas no se escuchan de un extremo al otro. Ni siquiera el ruido de los vasos cuando chocan entre sí para el brindis. Es que está llena de pibes y, ya se sabe, los pibes son escandalosos y no se ruborizan ante el grito extemporáneo del otro. En todo caso, lo festejan con una carcajada. Unos cuantos corretean porque para qué quedarse quietos si la adrenalina fluye como ríos huracanados. Si no hay amarras que los retengan y sólo saben que el futuro es hoy aunque se los hayan truncado definitivamente.

Leer más...

Por Silvana Melo

(APe).- Es como un cuchillo que se le clava en la cintura del lado derecho. Cada vez que se dobla en L para levantar el trapo de piso. O cuando la escoba se le resiste en ese remar en ningún río, que no va a ninguna parte. Es que ya está bordeando los 60 y tiene los huesos gastados. Tenía trece o catorce cuando golpeó por primera vez la puerta de la patrona. Que la miró desde arriba y una de sus razones era incontrastable: ella todavía no había crecido lo suficiente. Después -hasta hoy, cuando las bisagras de sus rodillas ya rechinan de herrumbre- no paró nunca. Salvo cuando parió a sus hijos, vacaciones de prepo donde no entró ni el centavo para el almuerzo. Y tuvo que pedir, con esa mixtura extraña de enojo y tristeza con que se emborracha su dignidad en estos casos.

Leer más...

Recién editado

Libros de APE