Por Sandra Russo

(APE).- Tenía 33 años y, ya, cinco hijos. Tres de ellos vivían con ella, que se llamaba Marisa Rogel. El mayor, de 18 años, y los dos menores, de 2 y 4. La semana pasada, el 11 de septiembre, Marisa se arrojó a un barranco abrazada a sus dos hijitos más chicos. Ella murió instantáneamente, pero los niños sólo sufrieron raspones, acaso gracias al abrazo de Marisa, quien pese a su decisión los protegió. Los niños fueron hallados doce horas más tarde, bajo la lluvia y en una noche de frío intenso, junto al cuerpo de la madre.

Leer más...

Por Carlos del Frade

(APE).- “El jardín de la provincia de Santa Fe”, esa es la definición que rodea a la ciudad de Funes, al oeste rosarino, camino a Córdoba. Creció como la geografía de las casas de fin de semana, como un oasis que daba respiro ante la locura de la ex ciudad obrera. Pero desde hace algunos años a esta parte, Funes dejó de ser un paisaje de tranquilidad y tolerancia. Demasiado cerca de Rosario no pudo esquivar a su transformación económica y social.

Leer más...

Por Oscar Taffetani

(APE).- En 2002, la Argentina se cayó del mapa. Dejó de existir en las plazas financieras y los mercados internacionales. Hablar de la Argentina en la Bolsa de Nueva York era mentar al diablo.

Aquel mismo año, una “cabalgata de celebridades” (así la llamaron los medios) desfiló por el salón principal de la Bolsa, para hacer sonar la tradicional campanilla de apertura y concitar, por unos pocos segundos, la atención de los inversores.

Leer más...

Por Alberto Morlachetti

(APE).- Los hombres -decía Hannah Arendt- aunque han de morir no han nacido para eso sino para comenzar. El 14 de agosto un comunicado de AMRA (Asociación de Médicos de la República Argentina Seccional Formosa) señalaba que en la provincia la mortandad infantil es del 30 por mil, mutilando la capacidad de comenzar algo nuevo. Mientras el tiempo cuelga relojes de una rama en fruto sigiloso y señala la incontrovertible existencia del pecado original de la pobreza señalando los fugaces tiempos de la vida.

Leer más...

Por Carlos del Frade

(APE).- No hay que perder el tren de la historia, sostenía una de las frases más escuchadas en la Argentina de la década del noventa.

Significaba sumarse a la globalización, treparse al último vagón cuya locomotora era el gran capital en relaciones carnales con el imperio.

Los que se quedaban afuera del tren eran los excluidos de la historia.

El tren de la historia avanzaba en una sola dirección y no se detenía.

Leer más...

Recién editado

Libros de APE