Por Sandra Russo

(APE).- El lugar es un paraje llamado Paso de la Patria, ubicado a unos seis kilómetros de la localidad tucumana de Garmendia. Allí se desató, implacable, un temporal que azotó con viento y lluvia a los pobladores. Fueron menos de tres minutos, pero bastaron para que esas personas, integrantes de 31 familias y que sobreviven con subsidios de $150, vieran volar por los aires las chapas y las maderas de sus casillas.

Leer más...

Por Carlos del Frade

(APE).- “No sabemos mucho de esto, nos metíamos porque hay que hacer cualquier cosa. Es por culpa de este sistema podrido que tenemos en este país de mierda, que a los cincuenta años ya sos considerado un viejo y no tenés acceso a un trabajo. No nos podemos insertar más en el sistema laboral...”, dice José Diego Chacón, de 52 años, maldiciendo la muerte de su amigo Ricardo Moreno, de 54 años, cuando intentaban reparar un techo de una empresa de transporte de la ciudad de Córdoba.

Leer más...

Por Sandra Russo

(APE).- La ecuación es simple. Según los propios datos del Indec, en un universo total de 13.680.000 personas ocupadas, la mitad no alcanza a cubrir la canasta de alimentos que los rescataría de la pobreza y que se ubica en los $809. Ese 50% de trabajadores gana menos de $550 mensuales.

Leer más...

Por Carlos del Frade

(APE).- Villa Fiorito es la cancha grande de la historia.

Ahí nació hace cuarenta y cinco años, Diego Armando Maradona. Lo primero que aprendió a gambetear la familia fueron los patadones cotidianos del hambre y la falta de laburo estable.

Leer más...

Por Sandra Russo

(APE).- Trescientos maestros de todo el país participaron de una encuesta organizada por la Asociación de Padrinos de Alumnos y Escuelas Rurales (APAER). Allí se difundieron datos que obligan a mantener la guardia en alto cada vez que asoman los balances o paisajes optimistas en relación al hambre de los chicos argentinos. María Argentina Ovejero, maestra de la escuela rural N° 20 de Catamarca, dijo que allí se debe alimentar a los chicos a razón de cincuenta centavos por día y por cápita. Desayuno y almuerzo. Gabriel Romero, de la escuela N° 760, del Chaco, se las ve peor: cuenta con treinta centavos para palear el hambre de sus treinta y ocho alumnos, ya que recibe partidas solamente para treinta. Esos datos se replican a sí mismos en otras escuelas y en otros puntos del país. ¿Cómo hacen? El maestro Romero lo explica sencillamente: “No salimos del guiso”.

Leer más...

Recién editado

Libros de APE